CAPITAL FEDERAL - Detenido hace casi tres meses en el penal de Ezeiza, Lázaro Báez pasa sus días en una celda dentro de un pabellón con otros 15 presos. El empresario kirchnerista tiene televisor, heladera y un horno eléctrico, pero no es un "preso VIP", según afirmó el director nacional del Servicio Penitenciario Federal (SPF), EmilianoBlanco.

Foto: La Nación

El funcionario contó detalles sobre la detención de Báez, aunque negó que tenga privilegios, luego de que versiones periodísticas señalaran que el otrora socio de la familia Kirchner gozaba de ciertas concesiones en sus condiciones de detención.

"No es VIP ni tiene ningún tipo de privilegio", aclaró hoy Blanco en declaraciones a radio Nacional, en las que precisó que Báez "no decide en absoluto con quién vive o deja de vivir en su lugar de alojamiento" dentro del complejo penitenciario federal de Ezeiza.

El director del SPF precisó que el detenido "convive en un pabellón con otros 15 internos procesados por delitos contra las personas y la propiedad, y por temas de drogas", entre ellos su contador Daniel Pérez Gadín, y que anteriormente "era ocupado por transexuales que fueron trasladados al complejo de mujeres por un criterio de política de género que se viene aplicando"

En cuanto a la versión de que dispone de televisor, heladera y un horno eléctrico, Blanco explicó que "es una práctica muy común y autorizada" dejar entrar al penal este tipo de elementos que "favorecen y mejoran los estándares de convivencia y se colocan en el salón de usos múltiples" de los internos. Sobre las cámaras de seguridad con que cuenta el penal, el funcionario explicó que "se han instalado en distintos sectores del complejo".

Por otra parte, Blanco reveló que "desde el instituto de criminología se está diseñando un programa para identificar los perfiles de los internos" procesados o condenados por delitos de corrupción, ya que, "en la literatura penitenciaria, no hay mucha información sobre casos de este tipo".

"Los delitos de corrupción representan un desafío para el servicio penitenciario. Necesitamos generar un instrumento de medición objetiva de los índices de corruptibilidad; es decir generar evidencia empírica y con ello diseñar algún programa de abordaje específico", dijo, aunque descartó que se esté pensando en un pabellón exclusivo para detenidos por causas de corrupción.

Fuente: Télam