La diputada provincial le transmitió a los jefes comunales los beneficios que les traerá la sanción de la Ley de Emergencia con la que insistirá el bloque justicialista en la próxima sesión legislativa (ya que el gobierno provincial la vetó), la cual indica en el artículo 10 que “el 1% de las sumas que se obtengan de cada tramo de endeudamiento se distribuirá automáticamente a las comunas rurales como subsidios”. De ese 1%, la mitad se podrá utilizar para obras y la otra parte para financiar las deudas con acreedores.

“Es una plata que le entra directamente a los jefes comunales para que ellos dispongan qué van a hacer con ese dinero: ellos van a decidir qué obras son las importantes para sus pueblos y hacerlas. Además que también podrán solventar las deudas que tengan con sus proveedores”, explicó Navarro.

“Esta Ley que vamos a votar los diputados del Frente para la Victoria es un gran paso en soberanía económica para nuestros pueblos. Ya el año pasado los jefes comunales fueron electos democráticamente, así que esto significa que estamos ganando en democracia”, continuó.

"TRABAJAR CODO A CODO"

Durante los encuentros con Nilda Tolosa de Las Plumas y con Mario Oviedo de Los Altares, la diputada provincial remarcó la importancia de mantenerse dentro del Partido. “El dasnevismo está operando fuertemente sobre nuestros jefes comunales para afiliarlos a su partido provincial a cambio de otros beneficios”, dijo.

“El movimiento justicialista tiene historia, tradición, doctrina y se enmarca en la lucha por la soberanía política, la independencia económica y la justicia social. Esos ideales no se cambian por más o menos obras. Los jefes comunales no sacan los pies del plato”, remarcó la diputada provincial.

“Los diputados, los intendentes y los jefes comunales que fuimos electos por el FPV tenemos la voluntad de trabajar codo a codo con el gobierno provincial. El éxito de uno es el éxito de todos, pero sin necesidad de renunciar a nuestras convicciones traicionando el voto del pueblo”, concluyó.