El Gobierno Nacional autorizó a las provincias a modificar la fecha de las vacaciones de invierno. Lo anunció el ministro Nicolás Trotta en una sesión del Consejo Federal de Educación y precisó que es para evitar los contagios en medio de la segunda ola de coronavirus. Adelantar o extender el receso dependerá de los indicadores sanitarios de cada provincia.

“La decisión estará determinada por los indicadores sanitarios de cada una de las jurisdicciones”, confirmó el ministro Trotta, tras la reunión con los titulares de las carteras educativas de las 24 jurisdicciones, de la que también participó el gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, acompañado por la ministra de Educación, Florencia Perata.

Nación autorizó a las provincias a modificar la fecha de las vacaciones de invierno

En ese sentido, el funcionario nacional sostuvo que “cualquier modificación en el calendario escolar tiene que ir de la mano de la evidencia científica que transita cada una de las jurisdicciones, respetando los protocolos estrictos que construimos y sean factibles de aplicación en una realidad epidemiológica de base”.

Asimismo, consideró que “modificar el calendario escolar tiene un costo educativo, vinculado a la organización, a que estarán finalizando ciertos procesos de aprendizaje y las instancias de evaluación, pero estamos dispuestos como sistema educativo a hacerlo si se considera necesario”.

La mayoría de las provincias tienen hoy restringida o suspendida la presencialidad de las clases. De acuerdo a los últimos Decretos de Necesidad y Urgencia, el Gobierno considera que las clases presenciales deben suspenderse en aquellos distritos que estén bajo “Alarma epidemiológica”: cuando el número de casos de coronavirus confirmados de los últimos catorce días cada 100.000 habitantes sea igual o superior a quinientos.

Arcioni participó en la Asamblea del Consejo Federal de Educación
Arcioni participó en la Asamblea del Consejo Federal de Educación

El ministro pidió “seguir priorizando la presencialidad cuidada y administrada según corresponda a la realidad epidemiológica. Cada jurisdicción tiene la competencia para modificar el calendario escolar. Con el foco puesto en maximizar la presencialidad con cuidados, en este momento excepcional la decisión está determinada por los indicadores sanitarios objetivos”.