RAWSON (ADNSUR) – Tras la renuncia del Fiscal de Estado, Diego Martínez Zapata, el diputado Blas Meza Evas (FpV)  remarcó que “éste es un hecho que debió producirse mucho antes y por iniciativa del gobernador”. Además, resaltó que “vamos a ser especialmente cuidadosos en la aprobación o no de la propuesta que haga el gobernador” Mariano Arcioni.

En diálogo con ADNSUR, Meza Evans sostuvo que la renuncia de Martínez Zapata “es un hecho que debió producirse mucho antes y por iniciativa del gobernador, quien debió haber pedido la renuncia del Fiscal de Estado no sólo por la denuncia nuestra sino por las escuchas porque la Fiscalía de Estado va a cumplir un rol importante como querellante en las causas de corrupción que están abiertas y las que se van a abrir”.

“Es elemental el  vínculo que queda probado con las escuchas existentes entre el fiscal de Estado y quien es considerado como jefe de una asociación ilícita como Diego Correa, invalida toda posibilidad de que la Fiscalía de Estado pueda participar sin un grado de parcialidad”, resaltó.

Y sostuvo que “estar en el barro es estar ligado a una banda de delincuentes. Pertenezco al bloque de diputados que promovimos las denuncias que destapamos una olla más grande de la que nosotros mismos imaginábamos. Creemos que estamos limpios; yo no tengo otra cuestión que dos denuncias que me hizo Martínez Zapata que fueron desestimadas por la justicia y eso no lo dice”.

“Lo importante es que el Fiscal de Estado va a asistir en estos procesos donde debe ser un órgano que defienda los intereses del Estado y no tenga ninguna tipo de mancha o vínculo con la banda que venía operando y con los nuevos funcionarios que queden implicados en futuras causas”, planteó.

Finalmente, consideró que “no podemos desconocer las facultades que tiene el gobernador de designar al Fiscal de Estado; tiene que ser una persona de confianza y vamos a ser especialmente cuidadosos en la aprobación o no de la propuesta que haga el gobernador”.