COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El diputado nacional chubutense por Cambiemos, Gustavo Menna, se refirió los hechos que actualmente investiga la Justicia y que involucran supuesto accionar de funcionarios y ex funcionarios en perjuicio del Estado Provincial. Valoró la actuación del Ministerio Público Fiscal, y observó con preocupación que los hechos salieron a la luz “de manera fortuita o por una traición interna, sin que saltara ninguna alerta” de los controles internos y externos del Estado.

El diputado nacional chubutense por Cambiemos, Gustavo Menna, valoró la actuación del Ministerio Público Fiscal en los casos que se investigan por presuntos actos de corrupción en el Gobierno Provincial, al tiempo que dijo que “el análisis político es que es el saldo de estos más de 14 años de gobiernos justicialistas en la Provincia bajo distintas modalidades y presentaciones, el rótulo del FpV hasta 2011 y después el desprendimiento del Modelo Chubut; permanentemente dirigentes han pasado de un lado a otro y se han alternado en el ejercicio del poder”.

“El costado positivo de todo esto es que la Justicia, y en particular el Ministerio Público Fiscal, ha actuado con tanta profesionalidad y diligencia. Tenemos que ser respetuosos de ese trabajo donde se van a establecer las responsabilidades penales”, dijo Menna en declaraciones a Radio Nacional de Comodoro Rivadavia.

Agregó que “estos más de 14 años de gobiernos justicialistas en la Provincia han dejado un Estado sobre endeudado, con un déficit calamitoso, con la imposibilidad de cubrir los servicios más elementales, de pagar sueldos, como estamos viendo ahora y, además, con todos estos casos de presuntos hechos de corrupción que empiezan a saltar”.

Consideró que “más allá de lo que se determine penalmente, estos hechos dan muestra de un gran desorden, de un descontrol absoluto, donde parece que cualquier empresa se arma de la noche a la mañana, es inscripta en el registro de proveedores, empieza a venderle al Estado, y no salta ninguna alerta”.

En este sentido repasó que los hechos actualmente investigados salieron a la luz “por una circunstancia fortuita o por una traición interna, cuando aparece el sobre en la Legislatura, lo que motiva que un grupo de diputados haga la denuncia. Pero no porque actuaran los órganos de control interno y externo”.

“En cualquier organización pública o privada puede haber hechos delictivos, puede haber empleados infieles, pero lo llamativo es que esto viene aparentemente de larga data y que, en el Estado, que tiene órganos de control internos en el Poder Ejecutivo y externos, venía desarrollándose esto y parece tener ramificaciones importantes”, analizó.

Menna se expresó además con preocupación por “la reacción oficial, de pretender arrogarse méritos, cuando en realidad la investigación la hizo el Ministerio Público Fiscal”. Mencionó en particular “una actuación bastante llamativa del secretario de Seguridad entrometida en todos los procedimientos, cuando esto no es un tema de seguridad, sino de corrupción”.

“Estamos hablando de un funcionario que es colega de los investigados; un secretario de Seguridad que debería estar bien al margen de la actuación judicial porque la podría desbaratar o entorpecer. Uno ve al secretario de Seguridad en los procedimientos hablando con los detenidos cuando se está haciendo el secuestro de documentación y demás, y es llamativo porque cuando hay un detenido se lo aísla”, agregó.

Desorden y descontrol

En este sentido insistió: “Desde lo político deja ver un Estado que está en una situación de desorden, de descontrol. Y además hay un endeudamiento de más de 30.000 millones de pesos que, para poder dimensionarlo, es más del 75% de un presupuesto anual de la Provincia. A esta deuda financiera hay que sumarle deuda con proveedores y con contratistas de más de 3.000 millones de pesos, la obra pública parada, los sueldos que no se pueden pagar. Es un combo muy preocupante”.

Especificó que “hay un déficit mensual de más de 700 millones de pesos, una planta de personal que desde el año 2003 ha crecido más del 100%. Estas son las consecuencias. Y es probable que esta sea gran parte de la razón del endeudamiento y la situación que tiene la Provincia”.

Los 650 millones de dólares

“Creo que hay muchas cosas que explicar, que van más allá de lo que se puede llegar a determinar -continuó-. Hace menos de dos años se tomó un endeudamiento por 650 millones de dólares, la mitad de los cuales estaba destinado por ley a obra pública, y la otra mitad a cancelar deudas de proveedores y contratistas que habían quedado impagas de la gestión de Buzzi. Y ahora vemos que se aprobó una Ley de Emergencia en la que se vuelve a meter en la consolidación y pago con títulos la deuda con vencimiento al 31 de diciembre de 2015, lo que revela que no se canceló con el producido de aquel endeudamiento”.

“Entonces uno se pregunta: ¿Cómo, si la deuda al 31 de diciembre de 2015 estaba consolidada en la anterior, tenía una afectación de más de 300 millones de dólares para pagarla y sigue impaga? ¿Qué se hizo con ese dinero? Hay cuestiones que requieren una respuesta seria”.