El ex presidente Mauricio Macri fue imputado este miércoles por la fiscal federal Alejandra Mángano, en el marco de la causa que investiga las reuniones que mantuvo en la Quinta de Olivos  con integrantes del Poder Judicial, cuando todavía era titular del Ejecutivo nacional.

La decisión de la fiscal fue tomada tras la aceptación de la ampliación de la denuncia presentada por los diputados oficialistas Rodolfo Tailhade, Leopoldo Moreau y Eduardo Valdés, y además la funcionaria del Ministerio Público Fiscal pidió medidas de prueba para establecer si el fundador de PRO buscó, con sus encuentros, influir indebidamente en causas judiciales que involucraban a ex funcionario y empresarios vinculados con el kirchnerismo.

Para los denunciantes, las 18 reuniones que tuvieron lugar en la residencia oficial  fueron parte de un “mecanismo sistemático de manipulación política de causas penales”, y que todas "se desarrollaron en fechas previas y cercanas a la resolución de casos que tramitaban ante la Cámara Federal de Casación Penal”.

En ese sentido, Mángano pidió a Casa Militar los nombres del personal administrativo que cumplió funciones en la Secretaría Privada de Presidencia los días y horarios en los que se produjeron los encuentros.

“La falta de registro de las reuniones en la Casa Rosada y en Olivos no fue un olvido, sino un ocultamiento deliberado con una sola explicación razonable: esos encuentros entre el expresidente y los jueces tenían fines que debían ser ocultados”, cerraron los diputados denunciantes.