CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El nuevo ministro de Justicia de la Nación, Martín Soria, se convirtió nuevamente en el foco de la polémica, luego de asegurar que "no corresponde" a su nuevo rol institucional "perseguir jueces" y que "eso lo hacía cuando era diputado”.

Los dichos corresponden a la entrevista realizada con Radio 10 luego de su jura como titular de la cartera de Justicia, donde fue consultado respecto a posibles medidas luego de que se conociera que Mariano Borinsky, camarista de Casación, concurrió 15 veces a la Quinta de Olivos entre abril de 2016 y septiembre de 2019.

"Sabían perfectamente de la afectación o la injerencia que estaban realizando al Poder Judicial de la Nación. No quedan dudas a estas alturas de la manera en que el gobierno de Macri manipuló al Poder Judicial y tampoco quedan dudas de esa maquinaria de persecución política que montaron, en la cual también participaron estos jueces y fiscales”, manifestó Soria en ese sentido.

En ese sentido, el nuevo funcionario habló sobre las posibles modificaciones relacionada a la Justicia, y aseguró que “los cambios que debemos hacer tienen mucho que ver con la Corte Suprema”.

“No creo que el Poder Judicial no quiera saber nada con recuperar la legitimidad, el prestigio y la transparencia”, agregó.

“No creo que por culpa de cinco jueces y seis fiscales podamos meter a todos en la misma bolsa. Generalizar y ensuciar a todo el Poder Judicial por un puñado de jueces y fiscales que se prestaron a la manipulación que hizo Mauricio Macri y su gobierno de la justicia sería un error grave”, añadió ne relación a la actualidad de la Justicia.

Y cerró: “Tanto el Presidente como la vicepresidenta y el presidente de la Cámara baja comparten la misma mirada sobre la situación actual de la justicia, los problemas que tiene hoy y la transformación que necesita. El Presidente y la vicepresidenta tienen la necesidad, y así me lo transmitieron, de garantizar el estado de derecho”.

Por último, y en cuanto a su persona, rechazó los calificativos de "kirchnerista", y manifestó que se calificaría como "peronista".

“Me dijeron Rambo, talibán, delincuente, de todo un poco. Soy un peronista que llegué a muchos cargos con el voto popular. Me defino como un peronista”, dijo.