CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, viaja a Estados Unidos para cumplir desde este jueves con una agenda de diálogo con inversores, antes de las reuniones previstas con las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

Fuentes oficiales informaron que el titular del Palacio de Hacienda llegará a Nueva York, donde este jueves iniciará su agenda de reuniones con think tanks e inversores, a las que seguirán las reuniones previstas con los dos organismos multilaterales.  Tras las reuniones se trasladará a Washington para reunirse con la directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en el marco de un escenario de las negociaciones por un nuevo programa de financiamiento con el organismo.

El jueves pasado, el vocero del FMI, Gerry Rice, señaló que las reuniones con los técnicos del organismo y con Georgieva se van a desarrollar el lunes 22 y el martes 23, en la capital estadounidense. En Washington también se desarrollarán los encuentros con los funcionarios del Banco Mundial.

En base a las previsiones iniciales, el ministro retornará al país antes del viernes 26, debido a que ese día participará en la Cumbre del Mercosur, en la que la Argentina será anfitrión del encuentro de manera virtual.

La reunión con los funcionarios del FMI y la titular del organismo tiene como principal objetivo el de seguir estrechando lazos en el marco del escenario actual en el que se comenzó a admitir la posibilidad de que exista un espacio de tiempo mayor para continuar con las negociaciones por un nuevo programa de financiamiento con el organismo.

ALBERTO FERNÁNDEZ 

El miércoles al mediodía, al encabezar la firma de convenios con la CGT y la CTA para asignar 1.200 viviendas del programa "Procrear II Cogestión Local con Sindicatos", el presidente Alberto Fernández dijo que su "mayor urgencia son los que no tienen casa ni trabajo" y "no acordar con los acreedores".

"Cuando otros me apuran a negociar con el FMI, les digo que mi urgencia son los que no tienen casa ni trabajo y que quiero acordar con los acreedores pero en términos que no posterguen a los argentinos", subrayó el jefe del Estado, dando de esta forma un encuadre a las conversaciones con el organismo multilateral. Agregó, en ese sentido, que "cada uno" debe "asumir la responsabilidad que le cabe" porque "prestar semejante cantidad de plata a devolver en tres años a un país en default, implica responsabilidades por todos lados".

De esta forma, el mandatario hizo referencia al préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional a la administración de Mauricio Macri, por 45.000 millones de dólares en 2018.