El diputado nacional de 'Juntos por el Cambio', Facundo Manes, llevó adelante una serie de actividades en Trelew y Rawson junto a dirigentes de la UCR como el presidente, Damián Biss, y el intendente de Esquel, Sergio Ongarato. En una entrevista exclusiva con ADNSUR, sostuvo que el radicalismo chubutense debe sumarse a liderar la revolución nacional que no quiere más antinomias extremas, y que el intendente de Rawson debe apostar por más, como por ejemplo, ser candidato a gobernador.

Manes mostró un discurso anti grieta, y evitó pronunciarse dentro de la polémica por la eliminación de las PASO, que dijo “es un tema que interesa a los políticos y no a la gente”. Afirmó que "hoy la polarización está en los dos espacios políticos, no en uno sólo. Nuestro desafío está en generar una mayoría social, y creo que el radicalismo está en una buena posición, porque no permanece a ningún extremo y no gobernó entre 2015 y 2019”.

Para el legislador nacional, “el radicalismo se puso de pie el año pasado, incorporó gente nueva y tiene los valores de siempre, integralidad en la dirigencia, honestidad, instituciones fuertes, ya que las débiles son los que hacen fracasar a los países”.

Y agregó que a estos valores históricos suma “las ideas modernas de la revolución del conocimiento, inserción en el mundo, cohesión social, racionalidad fiscal, productividad, políticas de Estado. El radicalismo tiene otra vez un lugar en la historia como en 1983", subrayó.

Manes: “Biss tiene que ir por más porque va a ser parte de esta revolución que está pasando en el país"

Por ello, vaticinó que "veo al radicalismo convocando al votante peronista, al del PRO, al radical, al votante que no cree en la Política para reconstruir la Nación. Eso incluye a Juntos por el Cambio", afirmó.

Cuando se lo acuda de tratar de romper Juntos por el Cambio, responde que al contrario, "el año pasado, hicimos una interna en 'Juntos por el Cambio' para ampliar la coalición. Expandimos la coalición y nos votó gente de 'Cambiemos', nos votó gente que nunca votó a Cambiemos de los sectores populares y nos votó gente defraudada por el mal gobierno de Macri", recordó.

Al contrario de lo que se dice, "expandimos Cambiemos y le ganamos al peronismo por primera vez desde la Democracia. Dentro de 'Juntos por el Cambio' hay que expandir la coalición a los sectores populares", puntualizó.

CHUBUT

En el caso de nuestra provincia, sostuvo que "veo muy bien a la UCR en Chubut con dirigentes importantes como Damián Biss. El radicalismo de Chubut tiene que ponerse de pie, como se está poniendo, y lo veo con una proyección a él y a otros dirigentes que van a ser parte de esta revolución que está pasando en el país", evaluó.

Sobre el futuro del actual intendente de Rawson y presidente de la UCR, dijo que “cuando hablo con Biss, le digo que no vine a hacer 'antipolítica'. Creo que hay buenos y malos políticos. La Política es la mayor herramienta de transformación social. Hay que mejorar a la Política”.

“Damián Biss es uno de los buenos políticos, porque es una persona honesta, trabajadora y con los valores de un partido que puede y debe enfrentar la historia y liderar esta mayoría que necesitamos los argentinos para transformar el país. Siempre lo estimulo a ir por más", valoró.

"Cuando hay un discurso polarizante, se puede generar un 'caldo de cultivo' de violencia en algunas mentes. Hay que tener mucho cuidado con las palabras y los liderazgos que nos dividen. Necesitamos liderazgos que nos unan con esperanza", explicó.

En su paso por Chubut, el diputado radical habló con ADNSUR
En su paso por Chubut, el diputado radical habló con ADNSUR

En su proyecto personal, indicó que “yo tengo un proyecto para Argentina. Nadie puede tirar la 'primera piedra' porque todos fracasamos. Lo último que no fracasó fue la construcción democrática de Raúl Alfonsín que la hicimos todos los argentinos. Fue el último 'gran salto civilizatorio' de los argentinos. Después fracasó la economía de Alfonsín, la convertibilidad de Menem con una explosión social, fracasó la economía kirchnerista con las 'commodities' altas", repasó.

"Ahora necesitamos otro salto civilizatorio de desarrollo, progreso, prosperidad, ingreso al siglo XXI. Argentina tiene un gran potencial porque el mundo necesita lo que el mundo produce. Podríamos ser el doble de rico con la misma población en 10 años. Mi proyecto es empezar a discutir riqueza para reducir la desigualdad, la pobreza y una revolución educativa, científica y tecnológica vinculada a la producción, cohesión social, inserción inteligente en el mundo, instituciones fuertes, ejemplaridad en la diligencia", detalló.

"Soy más ambicioso que ser presidente. Estoy para transformar la Argentina y convertir la resignación en esperanza", afirmó Manes.

ANTI GRIETA

Para Manes, "el problema central de Argentina es que no tenemos un proyecto de país. Nunca nos puede ir bien porque no tenemos ni un plan ni una estrategia. Para tener una estrategia, tenés que tener unos puntos en común de una "política de Estado".

"Ningún país se desarrolla sin políticas de Estado ni confianza", agregó, y puso de ejemplo que “el 'riesgo país' de Argentina fue similar al de Ucrania que está en una guerra. Eso es falta de confianza", alertó.

Según su mirada, "esta polarización extrema que estamos viviendo, estas 'minorías intensas' son destructivas para la confianza de las políticas de Estado, la productividad y la Economía", consideró. Y señaló que “ante la inflación, los economistas liberales dicen que la inflación es por la emisión monetaria y el déficit fiscal. Los economistas más ligados al peronismo dicen que la inflación está ligada a la necesidad de generar divisas para que la Argentina crezca. Son dos diagnósticos diferentes, cada uno llega al poder y hace su tratamiento", señaló.

En cambio, sostuvo que "la inflación es multicausal y tiene que haber una política de Estado para bajarla", por lo que “esta grieta afecta la economía, la calidad de vida y nos hace más pobres. Nos embrutece y nos impide pensar", lamentó.

Por ello, ratificó que "de esta situación, se sale por arriba del laberinto, reconociendo al otro. Ese es el gran desafío. Yo veo una sociedad que está harta de esto porque sólo le interesa a los políticos para ganar elecciones", manifestó.

"No se puede gobernar un país con un sentido de Nación con el 70% en contra y muy polarizado", añadió Manes, y concluyó “la salida no es por el medio sino por arriba del laberinto como fue la Democracia en 1983".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!