MAR DEL PLATA (ADNSUR) - En campaña pero sin menciones directas al desafío electoral que se viene, el presidente Mauricio Macri volvió a exhibir obras como eje y gran legado de su gestión pero admitió también que hay argentinos a los que "les sigue costando en el bolsillo y en su mesa de todos los días".

"Quiero ser el que vaya en una procesión detrás de todos, cuidando que nadie quede en el camino", aseguró este sábado durante un acto en el aeropuerto Ástor Piazzolla de Mar del Plata y volvió a alegar la falta de tiempo para resolver problemas estructurales del país. "Si pudimos hacer lo que hicimos hasta ahora, es que podemos", remarcó ante unos 150 invitados, entre ellos varios dirigentes políticos y funcionarios de esta ciudad y la zona, informó hoy La Nación.

En su arenga final, ya con el aplauso de los presentes que lo habían alentado desde que pisó el hall principal de esta terminal, Macri insistió en su "Sí se puede" y para verlo plasmado en hechos, reclamó "estar más unidos que nunca y creer en nosotros mismos, de lo que somos capaces de hacer".

Macri llegó en el avión presidencial Tango 04 a media mañana y de inmediato subió a un helicóptero que lo trasladó hasta la Base Naval. Desde allí fue con el candidato a intendente local de Juntos por el Cambio, Guillermo Montenegro, a un encuentro mano a mano con jóvenes emprendedores de la ciudad. Luego regresó al aeropuerto para recorrer instalaciones ampliadas y remodeladas en conjunto con Aeropuertos Argentina 2000. La inversión total de la obra es de 320 millones de pesos y las tareas están casi finalizadas.

La última visita del jefe de Estado a esta ciudad había sido con un acto de campaña puro, en el gimnasio del club Quilmes, entonces acompañado por su compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto; la gobernadora María Eugenia Vidal y otros por entonces precandidatos.

En este regreso se encontró con una tibia protesta en la rotonda de acceso a la estación aérea, a cargo de unos 50 trabajadores de casinos que están pidiendo soluciones para personal contratado y denuncias algunas incorporaciones a planta permanente en condiciones no habituales ni correctas. Dependen del gobierno de la provincia de Buenos Aires. Macri nunca los vio.

El presidente valoró la ejecución de obras de infraestructura en todo el país y en particular las que aportan mayor conectividad. Puso como ejemplo el crecimiento del mercado aéreo en el país, que creció en cuatro años de 2,2 a 2,9 millones de pasajeros.

Volvió a lamentar la situación económica y social del país. En particular el impacto sobre los que más padecen este escenario. "Sé que muchos sienten que no les llegó el impulso", reconoció. Y dijo que por eso en este tiempo se está ocupando de "llevar alivio a las familias", en referencia a las últimas medidas tomadas tras las PASO. Sobre el final, cuando se despedía, hizo una mención especial: "Un saludo muy especial a los chicos que la están remando", puntualizó.

Fuente: La Nación