A casi 6 años de la asunción presidencial de Mauricio Macri, el ex presidente de la Nación habló hoy sobre la reunión que mantuvo con la por entones jefa de Estado Cristina Kircher, con motivo del conflictivo traspaso de mando que tuvo lugar tras su victoria en las elecciones ante Daniel Scioli.

Los dichos de Macri se dieron durante una entrevista con Radio Rivadavia, donde fue consultado por versiones que circulaban en aquel entonces respecto a una supuesta amenaza de la hoy vicepresidenta en relación a "prender fuego" el país si la Justicia avanzaba con causas en su contra.

“Fue una reunión poco feliz pero en ningún momento me amenazó ni me propuso nada raro”, aseguró el fundador del PRO, desmintiendo así los polémicos trascendidos.

Durante la entrevista Macri también habló sobre su futuro político, remarcó que hoy no piensa en una posible candidatura presidencial.

“Hoy, para mí la prioridad es la unidad y formar dirigentes, todos los curas quieren ser papas, el problema no es tener muchos lideres, sino tener claros los valores y después que la gente elija quiénes son los líderes que quiere”, completó.

Por otro lado, y en relación a un posible apoyo suyo a Alberto Fernández ante un posible conflicto con el kirchnerismo, el titular de la Fundación FIFA fue contundente: "Primero deben reconocer que tomaron un rumbo extraviado y traer sobre la mesa un plan completo con bases en la libertad de expresión, igualdad ante la ley, y si traen esas propuestas sensatas vamos a estar apoyando, Juntos por el Cambio (JxC) tiene voluntad de diálogo, pero se discuten cosas básicas, como si se abre o no una escuela”, dijo.