CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) – Tras la derrota de este domingo en las PASO, el presidente Mauricio Macri agradeció a los “7,5 millones de argentinos que nos votaron ratificando este camino del cambio en el que tenemos mucho aún por recorrer”. Explicó que “toda elección es un mensaje y nosotros lo escuchamos. Entendemos que los votos que no nos acompañaron representan una bronca acumulada del proceso duro económico que tuvimos que recorrer estos tres años y medio tras la herencia muy difícil que recibimos”. Dijo además que el kirchnerismo "no tiene credibilidad en el mundo". 

“La elección en octubre será una buena oportunidad para mostrar que el cambio continúa y tendremos una buena elección que nos llevará a una segunda vuelta en noviembre”, dijo.

Lamentó “todas las dificultades a las que nos ha llevado esta elección tras la euforia del viernes tras encuestas que hablaban de un buen resultado con gente que venía a invertir, a apostar en Argentina, a traer dinero generando empleo para todos y ante un resultado favorable al Kirncherismo hoy estamos más pobres que antes de las PASO”.

Macri adelantó que instruyó “al equipo económico para que prepare todas las medidas necesarias para cuidar a los argentinos" y afirmó que llamó a "todos los precandidatos" que participaron de las PASO. 

Las cosas no van a mejorar lamentablemente por lo que pasó hoy en los mercados -confesó-. El problema mayor que tenemos es que la alternativa kirchnerista no tiene credibilidad en el mundo. Esto nos afecta a todos los argentinos. Ellos no tienen en el mundo económico la confianza necesaria para que la gente quiera invertir en el país. Esto debería ser una autocrítica y que puedan resolverla”, manifestó el presidente. 

Mencionó que “el riesgo país subió 350 puntos en una hora, el dólar subió. Eso demuestra que hay un problema grande entre el kirchnerismo y el mundo, el mundo económico y político no le confía lo que pretende hacer con la Argentina. Me mata pensar que estábamos creciendo y podríamos tener un tercer trimestre potente con una inflación que tendía a niveles mucho más bajos”.

“Que el kirchnerismo actúe con responsabilidad. Que se haga cargo de la expectativa electoral que generó para que no impacte contra los argentinos”, pidió Macri.

“Ellos ya gobernaron y tienen que mostrar que harían algo distinto a lo que hicieron antes”, subrayó y prometió seguir “trabajando. Mi intención desde que me metí en política es mejorar a que los argentinos vivan mejor. Es lo único que me ha movido y me sigue moviendo”.