El intendente de Comodoro Rivadavia, Juan Pablo Luque, participó este miércoles de la reunión que se desarrolló en la Legislatura de Chubut sobre los alcances del proyecto de ley de Emergencia Hídrica, a la que fue convocado el presidente del Instituto Provincial del Agua (IPA), Nicolás Cittadini.

En diálogo con ADNSUR, Luque indicó que el encuentro "me pareció importante porque se marcó la estadística de los últimos 10 años sobre las situaciones hídricas de las distintas cuencas de la provincia. Claramente, hay una merma muy importante en cuanto al recurso hídrico como está sucediendo en muchos lugares del mundo”. 

“Más allá del análisis del ingeniero Cittadini que fue claro e importante, hay una agenda de trabajo que pasa por determinadas obras fundamentales. En el caso nuestro, tiene que ver con la cuenca del río Senguer. También, es fundamental poder avanzar con el azud del Fontana que nos permita ingresar más agua al lago Musters y tener la posibilidad de controlar el uso del agua en lo inmediato”, expresó.

“El otro problema importante que tenemos que discutir es una cuestión cultural y educativa porque el uso del agua tiene que ser mucho más medido y controlado por los distintos sectores de la sociedad”, señaló.

“Comodoro Rivadavia tiene algunos sectores con medición del consumo del agua pero tenemos que avanzar con una medición mucho más agresiva para tener un mayor control. Es claro que tenemos un faltante de agua en nuestra ciudad en la época del verano, pero la tiene problemas con el agua desde su origen como ciudad", manifestó el intendente.

Agregó que "a medida que pasen los años, el problema va a ser mucho más grave en Comodoro Rivadavia y en todo el mundo. Tenemos que tomar conciencia y utilizar tecnología para poder medir el agua y ponerle un costo a un valor del consumo del agua en determinados mínimos o máximos para empezar a regularla”, subrayó.

“La posibilidad de instalar esta herramienta política y que –en pleno invierno- estemos hablando de este problema es un alerta muy importante. Generalmente, estos problemas surgen en el verano. Pero ahora estamos viendo que no nevó en la cordillera ni llovió en muchos sectores en las cuencas en las que nuestros ríos empezarían a llenarse de agua. No sucede nada de esto y –claramente- es un alerta que nos genera la obligación de instalar –políticamente- una discusión y –especialmente- en soluciones para la gente”, reconoció.

Luque adelantó que “estamos muy cerca de terminar la obra del azud del Fontana. Estamos cerca de terminar de definir las cuestiones técnicas para avanzar a la licitación. A nivel municipal, Comodoro Rivadavia está trabajando en la posibilidad de perforar los acuíferos de los manantiales Behr y El Trébol  para poder avanzar en la cantidad de agua que ingresa al acuífero".

Señaló que se trata de una obra que "involucra una inversión de $400 millones y estamos a punto de firmar un convenio con ENOHSA (Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento). Durante este año, la obra ya tiene que estar en ejecución".

El intendente de Comodoro precisó que "las cuestiones de las bombas en el acueducto las tiene que evaluar la Cooperativa porque el manejo es provincial. El lago Musters está en Sarmiento y desconocemos en detalle el bombeo de la ‘boca-toma’ donde se toma el agua del acueducto”.