Luenzo indicó que “tuvimos una reunión con algo más de 100 empresas de Buenos Aires y plantean un panorama similar al que está ocurriendo en gran parte de la Argentina que además de enfrentar una situación crítica no solo por los aumentos salariales y los tarifazos, también enfrenta una baja en la producción que ven con desagrado la apertura de las exportaciones”.

Por tal motivo, consideró que “el combo es perfecto para poner en una situación límite a las empresas argentinas como las pymes. Las grandes compañías tienen otras alternativas como suspensiones, reducción horaria laboral, vacaciones por adelantado, alternar 15 días y 15 días con el plantel”.

Y remarcó que “pensar una alternativa como prohibir los despidos conduce a una situación complicada. Que hay una emergencia de ocupacional en este contexto, vamos a coincidir, pero no en la salida que se le pretende dar”.

Por ello, “vamos a ver si hoy nos dan lugar para presentar esta alternativa. La idea es la continuidad de la defensa ocupacional. Y el otro aspecto es que gire en torno a posibles algentes impositivos para todas las empresas pymes que mantengan o aumenten su personal en relación a noviembre del año pasado. Y que el incremento personal podrá descontar un salario mínimo vital y móvil adicional por cada trabajador nuevo, y si ese empleado es de 18 a 25 años o mayor de 45 se le descontaría un salario mínimo vital y móvil y medio”, detalló Luenzo. Y agregó que “en este proyecto también se propone la creación de registro de legibilidad para que las pymes accedan a beneficios”.

“Creemos que es una alternativa superadora y no podemos seguir castigando a las pequeñas y medianas empresas. Estamos de acuerdo con la emergencia ocupacional y de extenderla hasta julio de 2018”, indicó el senador.