Hay gran expectativa e incertidumbre imperan entre los agentes de mercado por los cambios en la conducción del Ministerio de Economía en Argentina.

La plaza bursátil argentina comenzó este lunes con una sostenida baja superior al 3%. La renuncia de Martín Guzmán como titular y la designación de la heterodoxa Silvina Batakis al frente de Economía, provocan un clima expectante en el mercado financiero.

El índice accionario S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires pierde un 3%, a 87.200 puntos, a las 11:15 horas, luego de acumular un alza del 9% durante la semana pasada.

En cuanto a los papeles de deuda, los bonos en dólares retroceden un 7%, con la referencia del Bonar 30 (AL30), uno de los bonos más representativos del canje de deuda con acreedores privados de septiembre de 2020, señaló Infobae.

María Castiglioni, analista de C&T Asesores Económicos., destacó que la designación de Batakis “marca la debilidad del presidente (Alberto Fernández) que hoy es muy grande, no pudo nombrar un ministro de Economía más alineado con su postura. Probablemente va a ser un día movido a la espera de definiciones, pero la verdad es que marca un grado de incertidumbre importante este escenario”, dijo.

Los bonos argentinos se desploman un 7% y la Bolsa un 3%

Aunque la tendencia es claramente bajista, las operaciones del mercado local carecen de volumen, dada la inactividad de este lunes en Wall Street.

“La buena noticia es que no perdimos a Milton Friedman, por eso, la mala noticia -bueno, malo entre comillas-, estoy viendo al periodismo, vivir este evento como algo dramático, como que Argentina va a explotar hoy mismo y no creo que sea así. Porque las decisiones en este país la toma una sola persona y eso no cambió hace dos años y medio que estamos en esta historia, eterna por momentos", señaló Germán Fermo, analista del Grupo IEB (Invertir en Bolsa).

Por su parte, Javier Timerman, socio de Adcap Grupo Financiero, puntualizó que “los inversores están preocupados porque siempre vieron que el problema de la Argentina era político, y se dan cuenta que sin un gran acuerdo político al menos dentro del oficialismo va a ser muy difícil terminar con esta dinámica. La Argentina, tal como lo experimentó Martín Guzmán durante sus dos últimas semanas de mandato, se quedó sin financiamiento, tanto externo como interno, y tiene que hacer malabares para conseguir financiamiento, y esto se produce dentro de una inercia inflacionaria en la que la gente está a la expectativa de que puede pasar cualquier cosa",

Y afirmó que para calmar esta situación "lo primero que se necesita es llegar a acuerdos, relanzar el Gobierno, tomar decisiones fuertes y buscar convencer a la gente para intentar cambiar esa dinámica que hace que la gente esté pensando minuto a minuto qué va a pasar con el dólar y con la inflación. Ese es el principal desafío y es lo que los inversores estaban mirando desde que asumió el Gobierno”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!