COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Creo que la situación de la provincia es tremendamente complicada, en la cuestión financiera y económica. Esto me llama la atención. Arcioni fue vice de Das Neves, después lo reemplazó y luego fue reelecto. No podía ignorar como estaba la provincia”, aseguró el exgoberandor de Chubut, José Luis Lizume, en diálogo con el canal digital de ADNSUR.

Según repasó, “antes de las PASO, Arcioni aceptó un incremento salarial sabiendo que no podría cumplirlo”, dijo. Sin embargo, consideró que en este punto “es probable que haya habido cierta complicidad de los gremios. Su función es reclamar por los trabajadores. Pero es una cuestión de responsabilidad también hasta dónde se está en condiciones de cumplir con las acuerdos”.

Lizurume recordó que en una reunión que mantuvo Arcioni con exgoberandores de esta provincia, fue el propio Fernando Consentino -electo vice de Néstor Perl en 1987 y luego gobernador de Chubut tras la renuncia en 1990 del exmandatario provincial en medio de un reclamo y protesta de empleados estatales- quien le preguntó “al gobernador actual cómo pensaba salir del balurdo en el que estaba. A veces creo que hay que tironear al principio para no cerrar cosas que no se puedan cumplir con el paso del tiempo”.

Lizurume dijo que “veo cierto paralelo” entre los años de gestión de Néstor Perl “y lo que ocurre actualmente en la provincia. Conocí a Perl en Esquel y a su exesposa, hijo del exgobernador Benito Fernández, no tenía respaldo político. Y Arcioni tampoco. La prueba está en que a Arcioni no se si le queda un tercio de los 16 diputados que había logrado cuando ganó las elecciones. No hay soporte político. Arcioni debió implementar el diálogo desde el comienzo. De todos los sectores. Desde gremios a empresarios. Le falto disposición al diálogo y ahora parecería que ahora lo quiere hacer, pero debería ser amplia y participativa”.

Consideró que “no se puede gobernador solo una provincia”. Sobre la relación entre Arcioni y su vice Ricardo Sastre, Lizurme dijo que “advierto que ese diálogo que debería existir, está disfrazado. No le veo disposición a Sastre”. El ex gobernador criticó las declaraciones que realizó el vice de la provincia, cuando garantizó su apoyo a Arcioni pero se manifestó listo para empezar a gobernar. “No tenía porqué agregar que estaba dispuesto a gobernar si apoya a Arcioni”.

“Deseo fervientemente” que no se desestabilice al gobierno. “No estoy de acuerdo con que nadie vea interrumpido su mandato. Fue elegido por cuatro años. Compartió la fórmula con Sastre. Creo que el vice tiene que poner el hombro y ayudar. Hay una responsabilidad institucional compartida. Mire si es compartida que si algo le ocurriera a Arcioni tendría que reemplazarlo el propio Sastre”.