La lealtad no cambia de día

Parece que la disputa solapada que se dio entre el kirchnerismo duro y el presidente Alberto Fernández por los actos del 17 de octubre también tuvieron un reflejo en Comodoro Rivadavia. Vamos por partes. Alberto había sugerido en un primer momento que la tradicional celebración peronista por el Día de la Lealtad, que en esta ocasión coincide con el Día de la Madre, se prorrogara por un día, hasta el lunes, para concentrar los festejos en un gran acto organizado por la CGT nacional. Un mensaje similar había trasladado el intendente Luque: “Dejemos los actos del domingo para el lunes, cuando llega Alberto”, había dicho al principio, antes de que la fecha de la visita presidencial cambiara para el martes 19. En resumen, la militancia local no tomó de buen grado esa sugerencia: “Nos vamos a movilizar el domingo y también el lunes o toda la semana”, doblaron la apuesta algunos caracterizados militantes. Es así que rápidamente fue trocando el escenario: el PJ local acordó el acto para ayer domingo a la tarde, en la plazoleta de los bustos (de Perón y Evita), ubicada sobre avenida Alsina. Lo mismo pasó a nivel nacional: Alberto tuvo que volver de sus sugerencias y aceptar el acto, que habían promovido inicialmente Hebe de Bonafini y la Cámpora.

Arcioni y la visita de Alberto Fernández a Chubut

En la última semana se abrió un nuevo camino de especulaciones en torno a la presencia del gobernador Mariano Arcioni en los actos de los que participará el presidente Alberto Fernández este martes. El mandatario nacional vendrá con su gabinete pero todo indica que Arcioni no estará en los actos. 

La agenda lo pondría este martes en Esquel, entregando viviendas. Arcioni no participaría de las actividades del presidente y priorizaría un acto oficial, a pocas horas de la veda electoral.

La calle, la marcha, la plaza los perros y el choripán también

Parte de las tensiones que hubo en torno al acto del domingo fue reflejada en la breve sesión del Concejo Deliberante de Comodoro, el jueves último, cuando la concejal Viviana Navarro reflexionó sobre el Día de la Lealtad Peronista: “Todos deberíamos reflexionar respecto de lo que significa esa palabra”, fue una de las frases de la críptica reflexión expresada por la edil. Y añadió, en tono más claro y enfático:

“Ojalá que el domingo podamos ir mínimamente a la plaza, sin tener que pedirle permiso a nadie, para cantar la marcha y sentirnos más dueños que nunca de la calle, porque la calle, señor Presidente, la calle, los perros, los bombos, todo nos pertenece a nosotros. ¡Sí! Y el choripán también, tiene razón usted, concejal Vlemichx”, añadió ante el apunte de su presidente de bloque.

Se habían tirado a una pileta con poca agua

La visita presidencial generó una pequeña controversia en torno a si sería o no inaugurada la pileta construida en barrio Pueyrredón, a partir del acuerdo de compensación por un litigio judicial que el municipio impulsaba en contra de YPF. Al principio había trascendido que Alberto Fernández concurriría al natatorio para cortar cintas, algo que fue ratificado cuando alguien le preguntó al presidente de YPF, Pablo González, en otra fugaz visita a Comodoro Rivadavia, la semana pasada. Todo cambió cuando el propio intendente Luque debió salir a aclarar que no se realizaría esa actividad con el presidente, que estará concentrado en un trabajo institucional y político (otra fuerte apuesta para mostrar pulso militante, a poco menos de un mes de la crucial elección de senadores del 14 de noviembre).

Dos motivos serían la causa de ese cambio de planes. No era tan crucial el corte de cintas en la pileta olímpica, obra que ya fue terminada y entregada tiempo atrás. Además, había riesgo de que los vecinos volvieran a cuestionar los problemas de abastecimiento de agua en la ciudad, aun cuando la respuesta oficial pueda decir hoy que en el presupuesto 2022 hay 367 millones de pesos a terminar la obra de repotenciación del acueducto. ¿Se terminará, finalmente, esa obra iniciada en el año 2013?.

El otro motivo es más de índole político: el presidente Fernández dividirá su tiempo este martes entre Comodoro y Puerto Madryn, que a último momento se sumó a la visita presidencial. Una solución salomónica, al estilo Alberto: la puja por debajo del agua fue entre dos jefes políticos, como Juan Pablo Luque y el vicegobernador Ricardo Sastre, que ya se muestran las caras para la gobernación 2023. Eso y el poder de influencia de dirigentes chubutenses con llegada al gobierno nacional, que al parecer ya tienen definido para qué lado juagarán en esa trascendental instancia.

Los enterró a todos

Durante la presentación del proyecto de “Recuperación histórica” del índice de coparticipación de Chubut, el gobernador apuntó a las ausencias políticas, visibles y notorias, de dirigentes y funcionarios de peso, que restaron trascendencia al acto por imputarle una finalidad meramente de campaña. “Me duele que no haya aquí algunos intendentes y representantes nacionales de Chubut, lo digo me cueste lo que me cueste”, expresó Arcioni durante el acto de presentación. Los legisladores de la oposición ya habían decidido no asistir, con gruesos epítetos, como el de Gustavo Menna, quien dijo que “es una canallada culpar a Viglione por la situación en la que está hoy Chubut”, para reflejar que el acuerdo de cambio en la ley de coparticipación se firmó en 1988, cuando ya el gobernador era Néstor Perl. Y el intendente Luque también se mostró sorprendido, ya que según argumentó, “a nosotros no nos invitaron al acto”.

Como sea, al seguir con su alocución en el acto, Arcioni tuvo una imagen algo tétrica para hablar del amor por nuestra provincia y el compromiso necesario para discutir la coparticipación: “Ustedes tienen hijos, tienen sus padres, tienen familiares enterrados en esta provincia. Seguramente ustedes también van a estar enterrados en esta provincia. ¿Tanto cuesta pelear para que tengamos una provincia digna?”.

Más de uno se revolvió inquieto en su butaca y habrá pensado para sus adentros, cruzando los dedos o haciendo cuernitos: “Yo por ahora estoy muy ocupado, gober, ya habrá tiempo para pensar en cómo abonar la tierra”.

Mejor, sigamos como estamos

Más allá de los cuestionamientos realizados por la oportunidad en que se presenta el proyecto, en el marco de una campaña electoral, un analista se preguntaba, en dirección a los críticos: ¿En serio creen que un proyecto que incluye una palabra tan aburrida como ‘coparticipación’ puede mover el amperímetro electoral? Aun si fuera así, el compromiso para discutir el proyecto podría asumirse para el 15 de noviembre. ¿O los opositores al gobierno actual están de acuerdo con que Chubut siga percibiendo ingresos por debajo de lo que históricamente le corresponde, cuando es una de las 6 provincias que más contribuye al PBI nacional? Si cuesta poner de acuerdo a 5 diputados de la provincia, la pelea está perdida antes de empezar a intentar convencer a los otros 253. Si fue Alfonsín, si fue Viglione, o si fue Perl o si hay miedo ahora de quedar enfrentado al propio oficialismo. La excusa de ‘yo no lavo los platos porque vos tampoco los lavaste antes’ sigue aportando una gran cantidad de platos sucios que al final siempre los terminan lavando (y pagando) los mismos.  

Ojo con el descontento policial

Entre los problemas gremiales que siguen haciendo eclosión en la provincia está el creciente descontento de la policía, que esta semana estuvo reunida, a través del ‘Consejo de Bienestar’, con los ministros Grazzini y Antonena, sin que se llevaran ningún avance en su reclamo de recomposición salarial. Tras rechazar el 30 por ciento escalonado hasta marzo próximo, los representantes del sector se retiraron frustrados, porque están lejos de la meta solicitada, para que el sueldo de bolsillo de un agente ingresante llegue a los 100.000 pesos. “Nos siguen dejando de lado y el personal está muy descontento, pero ellos (el gobierno) no piensan. ¿Quién les va a cuidar las puertas de Fontana 50? Nosotros ponemos el pecho frente al reclamo de los docentes, de salud y de todos los sectores, pero somos los que peor estamos. No nos dan ninguna respuesta y lo único con lo que nos siguen dando vueltas es con la cláusula gatillo, que no es recomposición salarial, sino el pago de algo que nos deben", cuestionó Alberto Jaramillo, dejando entrever que el descontento crece y la posibilidad de un autoacuartelamiento policial está latente.

Massoni debutó con Aníbal

El ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni, dio ‘la bienvenida’ a Aníbal Fernández, el nuevo ministro de Seguridad de la Nación, aunque por ahora no lo picanteó tanto como solía hacer con Sabina Frederic, a quien tenía por deporte cruzar en Twitter. En esta oportunidad, el también candidato a senador saludó a su par nacional al referirse a las críticas recibidas por la Sociedad Rural de Esquel en torno al problema de las usurpaciones de tierras, lo que rechazó enfáticamente.

“Cuando estos facinerosos vengan a Chubut los vamos a detener –dijo sobre quienes reclaman el recupero de tierras-, porque quienes desconocen las leyes nacionales son terroristas. Podrán ser pueblos originarios, pero cuando toman acciones violentas pasan a ser delincuentes. Lo que pedimos es que las fuerzas federales actúen de la misma manera y no miren para otro lado, como está haciendo ahora el gobierno nacional en Río Negro y dicen ‘no pasa nada’, cuando la gobernadora está pidiendo que las fuerzas actúen como los terroristas que son. Yo pensé que Aníbal Fernández iba a actuar de otra manera, pero siguen mirando para otro lado y los ciudadanos de bien tienen que vivir encerrados en sus casas”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!