CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La polémica no cesa en torno a las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires, y este martes tuvo un nuevo capítulo luego de que un juez federal ordenara a la Ciudad suspender la presencialidad en las aulas.

La decisión fue tomada por el magistrado Esteban Furnari, quien aceptó un pedido del Gobierno y dejó sin efecto el fallo de la Cámara Contencioso porteña, remitiendo además la causa a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El dictamen de Furnari le significó a Alberto Fernández un triunfo político contra el principal referente de la oposición, el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, quien había cerrado el fin de semana con una sensación de victoria luego de la decisión de la justicia porteña.

Con su resolución el juez le dio intervención en el proceso al Estado nacional, que estaba afuera del juicio porteño, reconociendo su calidad de parte como destinatario de la medida que había dejado sin efecto el DNU emitido el viernes por el presidente de la Nación.

A través de su fallo Furnari especificó que la causa es de competencia federal, por lo que quedará en manos de la Corte Suprema resolver el asunto.

“Encuentro aplicable al caso la aceptada doctrina con arreglo a la cual la única forma de conciliar ese derecho con el derecho del Estado Nacional al fuero federal es mediante la radicación de la causa por ante aquella instancia originaria del cimero tribunal”, explicó el magistrado en su fallo que despertó la polémica por su crítica a los jueces porteños.

"La conclusión del caso hubiera arrojado un resultado diferente mediando una inicial y prudente meditación por parte de los magistrados en torno a la competencia del Tribunal que integran”, remarcó en ese sentido.

Por la noche el Gobierno de la Ciudad emitió un comunicado asegurando que "hasta que la Corte se expida, las escuelas en la Ciudad de Buenos Aires continúan con el dictado de clases presenciales".

"Con relación al fallo recientemente dictado por un Juez de Primera Instancia de la Justicia Federal, y ante la opinión jurídica de la Procuración General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que corresponde seguir acatando el fallo dictado por la Cámara de Apelaciones de la Ciudad hasta tanto el conflicto sea resuelto de forma definitiva por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el Gobierno de la Ciudad ratifica que las clases continuarán siendo dictadas de forma presencial como hasta el día de hoy", expresa el breve texto difundido por el gobierno porteño