COMODORO RIVADAVIA (Por Ana Tronfi / Editora responsable ADNSUR) - Escritos a mano y planillas de excel con un minucioso detalle de los protagonistas, de cada una de las operaciones y pagos; ponen en espejo, bajo un mismo paraguas de impunidad, el “modus operandi” que reflejan los cuadernos de la corrupción kichnerista y las causas que en Chubut desentrañan desde principios de este año la ruta de la “caja negra” de la política.

Aquí, una investigación cuyas consecuencias políticas y judiciales todavía se desconocen, involucra en el pago de sobresueldos, sobreprecios en la obra pública, enriquecimiento ilícito y maniobras de lavado a exfuncionarios y empresarios vinculados a la gestión del exgobernador Mario Das Neves.

En Chubut la causa ya tiene al menos 18 detenidos -11 en prisión y 7 con domiciliaria- entre ministros, secretarios, valijeros y empresarios de la construcción. Como en los cuadernos del chofer Oscar Centeno, la principal prueba de los fiscales son los registros que secretarios de segunda línea tenían en su propia casa, con nombres, montos y fechas de los pagos.

Ese rastro y un sinnúmero de cheques con los que se pagaron las coimas reconstruyen los circuitos que involucraban al poder y el empresariado.

Dos datos se sumaron en la última semana al escándalo en esta provincia. Mientras continúa la construcción de la prueba, los fiscales anticiparon que tomarán declaración a al menos otros 50 empresarios para revelar la ruta del botín negro, que en los primeros pasos de la causa estimaron en 800 millones de pesos.

SECRETARIOS PRIVADOS

"Chito" Alarcón, investigado por presunto enriquecimiento ilícito

En un paralelo con el exsecretario privado de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, la semana pasada un juez resolvió investigar por enriquecimiento ilícito y “autolavado de dinero” a Oscar “Chito” Alarcón , quien ocupaba ese mismo rol y un lugar como exdirector de Ceremonial con el fallecido exgobernador Mario Das Neves.

Alarcón, mano derecha del exmandatario desde la primera gestión, dijo que compró 5 lotes, locales comerciales y dos edificios con sus ahorros, dos créditos y la ayuda de su pareja. Aseguró, además, que ganaba 30 mil pesos y que ahorraba 10 mil por mes.

El juez Favio Monti consideró que Alarcón no pudo tener solvencia económica para comprar 4 terrenos en Playa Unión, un local de dos plantas para oficinas a estrenar en pleno centro de Rawson y otro lote para construir una casa en el barrio Gregorio Mayo. Y abrió el proceso de una investigación que puso a Alarcón en el ojo de la tormenta.

Vale un repaso: en Chubut, el escándalo estalló 27 de agosto del año pasado a partir una denuncia anónima en un sobre papel madera que llegó a la Legislatura de Chubut, en Rawson. Adentro, copias de facturas mostraban sobreprecios en la compra de insumos y productos para atender el temporal que azotó a Comodoro Rivadavia.

El llamado “sobre bomba” -dirigido a tres diputados y al que nadie quiso tocar el bulto hasta que verificó la propia brigada de explosivos - fue la punta de una investigación que todavía mantiene en vilo a la clase política y empresariado chubutense.

El sobre contenía los expedientes que mostraban cómo el gobierno provincial había malgastado 46 millones de pesos del temporal que dejó a 3 mil personas sin techo.

Los primeros pasos de la investigación llevaron a los fiscales a realizar allanamientos en propiedades de Diego Correa, por aquel entonces funcionario de la Unidad Gobernador, y de su secretario Diego Luthers.

Dieron entonces con las planillas excel en donde se detallaba el cobro a empresarios de la construcción a través de cheques que ingresaban a una “caja negra” y que se destinaban al pago de sobresueldos a funcionarios en ejercicio. Los exfuncionarios, según los registros, percibían en negro de 100 mil a un millón de pesos mensuales.

Esas listas incluyen al entorno íntimo de Das Neves, como a su esposa Raquel Di Perna, y provocó allanamientos en la vivienda del hija del exgobernador, María Victoria, lugar que describió un testigo como uno de los puntos donde se realizaba el reparto de dinero.

Las causas –conocidas como “El Embrujo”, “Revelación” y la derivada por sobreprecios durante la emergencia climática- mantienen tras las rejas al exjefe de Gabinete Víctor Cisterna, al exministro de economía Pablo Oca, al exsecretario privado de Das Neves, Gonzalo Carpintero y al empresario de la construcción de Comodoro, Federico Piccone. Otros cinco empresarios –Patricio Musante, Juan Salaberry, Esteban Torraca, Daniel Ruso y Oscar Peña- cumplen prisión domiciliaria, entre otros investigados.

Desde el “sobre bomba”, los fiscales tejen el entramado del “modus operandi” de la corrupción, cuyos alcances judiciales y políticos todavía se desconocen. Empresarios que aportaban fondos a la “caja negra” para sostenerse como proveedores del Estado y fijando sobreprecios en las licitaciones, contratistas del Estado con obras en Chubut propiedad de los exfuncionarios hoy investigados, secretarios privados “valijeros” y con un crecimiento patrimonial difícil de justificar, y maniobras de lavado con la construcción de departamentos y edificios; forman parte de los avances de la investigación y del escándalo en Chubut.

En el marco de la causa “Revelación, el fiscal Marcos Nápoli adelantó la semana pasada que cerca de 50 empresarios de Chubut serán citados a declarar. “Hay más empresas que pagaron retornos al momento de cobrar certificado de obras. Estamos investigando y nos está llegando información. Vamos a pedir más apoyo logístico en términos de administración y contabilidad porque es complejo evaluar el patrimonio de todos los investigados”, dijo.