COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi” salió a avalar la decisión gubernamental para congelar los precios de los combustibles por 90 días, proponiendo incluso que la decisión se extienda también hacia las tarifas de gas y electricidad. En igual sentido, rechazó las críticas expresadas desde la industria petrolera, afirmando que los temores sobre el efecto negativo en Vaca Muerta “carece de todo fundamento técnico”.

El IAE Mosconi entiende y no desconoce los impactos negativos que puede tener esta medida extraordinaria y transitoria del Gobierno en la economía de los diversos actores de la industria Petrolera –expresa el documento emitido por la institución, presidida por el ex secretario de Energía de la Nación (en el gobierno de Raúl Alfonsín) Jorge Lapeña-, pero no duda que mayores serán los beneficios de este congelamiento de precios al evitar el intenso deterioro que sufriría el resto de la población en caso de que la medida gubernamental no hubiera sido aplicada”.

El posicionamiento también dirige críticas hacia la industria petrolera: “El IAE Mosconi no avala las críticas de diversos actores de la comunidad petrolera acerca de que la decisión gubernamental afectará el desarrollo de Vaca Muerta. Consideramos que esta opinión representa un interés sectorial carente de todo fundamento técnico, y que además trasunta falta de solidaridad social y falta de colaboración con el gobierno nacional en un  momento de crisis económica severa e imprevista”.

Vaca Muerta produce el 18% del crudo y el 40% del gas en Argentina –añade el texto-. Este último gracias a grandes subsidios del Tesoro Nacional implementados por el Gobierno actual por la Resolución 46/2017. Ni Vaca Muerta representa la mayoría de la producción de hidrocarburos de Argentina, ni las empresas que producen en Vaca Muerta han demostrado que este congelamiento transitorio les impide la producción”.  

Congelar también el gas y electricidad

Para el IAE Mosconi, el congelamiento debería extenderse también hacia el GNC –usado por taxis y transporte público en Buenos Aires- gas natural residencial y gas natural para usinas eléctricas, a fin de atenuar el impacto negativo de la devaluación.

Sobre el gas natural residencial, expresa:  “Resulta necesario recordar que el 30 de septiembre próximo, finaliza el periodo estacional para el precio del gas natural a usuarios residenciales. Dicho precio asciende a USD/MMBTU 4.62 (dólares por Millón de BTU, unidad de medida del gas) a un tipo de cambio $/USD 40 y deberá actualizar dicha cotización al tipo de cambio de principios de septiembre, es decir que, a valores de hoy, será necesaria incrementar el precio del gas un 50%”.

Asimismo, propone el congelamiento de 90 días también para el gas natural utilizado por usinas de generación eléctrica, a fin de que las tarifas no sigan incrementándose en función de la devaluación ocurrida desde el lunes 12 de agosto y que acumula alrededor de un 30%.