El ex jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, y el ex Canciller Jorge Faurie fueron imputados este lunes en la causa que investiga el envío ilegal de armas a Bolivia durante la gestión Macri.

La decisión sobre quienes fueran funcionarios nacionales fue tomada por el fiscal Navas Rial, luego de que el Gobierno ampliara la denuncia realizada al respecto asegurando que "el contrabando de armas fue ordenado y organizado en forma directa por las máximas autoridades del Gobierno Nacional, con el expresidente Mauricio Macri a la cabeza".

En ese sentido, la medida judicial alcanzó también al exsecretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, asegurando Navas Rial que "los elementos arrimados por los denunciantes en esta oportunidad permiten robustecer preliminarmente la hipótesis del caso originalmente trazada, a la vez que justifican dirigir la atención de la pesquisa a la conducta atribuida a los entonces jefe de Gabinete, Marcos Peña; al canciller, Jorge Faurie; y al secretario de Asuntos Estratégicos de la Nación, Fulvio Pompeo; en cuanto a una supuesta participación".

Por otro lado, el dictamen del fiscal, presentado ante el juez Javier López Biscayar, sugiere que los tres mencionados habrían participado de la "organización y desarrollo de las condiciones necesarias para el envío de los gendarmes y del material armamentístico al Estado Plurinacional de Bolivia vulnerando el adecuado ejercicio de control del servicio aduanero". 

Cabe destacar que en la ampliación de su denuncia, el gobierno en representación de los ministros Martin Soria (Justicia), Sabina Frederic (Seguridad) y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, incluyó una serie de documentos y registros oficiales sobre reuniones mantenidas en la Casa Rosada por quienes formaban parte de la gestión de Cambiemos, todas ellas realizadas en los días que se gestionó el supuesto traslado ilegal de armamento a la nación que por entonces era gobernada por Evo Morales.