“Hasta la actualidad, los comicios en la mayoría de los distritos de nuestro país se llevan adelante con el sistema conocido como ‘boleta de papel partidaria’ -señala el proyecto entre sus argumentos-. Este sistema plantea dificultades en cuanto a la posterior sistematización de los datos, resultados de la elección, en medio de la que es posible que se perpetren acciones fraudulentas, tanto a posterior del acto electivo como durante el mismo, en prácticas como destrucción de boletas, voto cadena y otros, que acaban por afectar en mayor o en menor medida, de forma directa o indirecta, la elección realizada por los ciudadanos”.

Tal como informó ADNSUR el último domingo, el sistema electoral actual genera una gran cantidad de dilapidación de recursos, ya que los costos de impresión de boletas individuales partidarias se multiplican por más de dos veces, en relación a lo que significaría una boleta única con el nombre de todos los postulantes.

“Son innumerables las prácticas desleales que este sistema ha dejado manifestadas durante años -añade el proyecto de Aguilera y Pagliaroni-. Sin dejar de mencionar el impacto negativo sobre el ambiente que tiene la utilización masiva de papel no bio degradable que se emplea para su implementación. Sumado a ello se debe tener en cuenta la contaminación visual a la que se expone al ciudadano que al entrar al cuarto oscuro debe buscar su opción electoral y seleccionarla entre decenas de papeletas disponibles lo cual extiende el tiempo de elección del votante”.

Como antecedentes exitosos, se citan los casos de las provincias de Santa Fe y Córdoba, que ya han comenzado a aplicar el sistema de Boleta Unica de Papel (BUP) para sus elecciones provinciales.

Sobre la necesidad de modificar el sistema, desde la RAP se ha indicado el sistema BUP "representa de manera más fidedigna la elección de los votantes al conjurar prácticas como el denominado 'voto cadena' o la adulteración, destrucción o robo de boletas, y al poner la responsabilidad de la impresión y distribución de las boletas en cabeza del Estado garantiza la presencia de la totalidad de la oferta electoral".

Cambios en el sistema electoral provincial

El proyecto de ley propone, en su artículo 8, “adoptar para los procesos electorales de autoridades electivas provinciales, municipales, comunales y para el Consejo de la Magistratura convocados en la Provincia, el sistema de Boleta Única de Papel, de acuerdo con las normas y especificaciones que se establecen en el presente Ley”.

El nuevo sistema se basará en una boleta única con las diferentes categorías a elegir y los nombres de los postulantes para cada cargo, con un casillero a su lado, que el votante deberá completar con un tilde o una cruz, al ingresar al cuarto oscuro. Una vez realizada la opción, la boleta se pliega y el votante sale del cuarto oscuro para depositarla en la urna.

En la boleta estará incluido el nombre del candidato titular y una foto, mientras que los restantes componentes de la lista deberán ser divulgados suficientemente en el marco de la campaña.

“Las listas completas de candidatos/as con sus respectivos suplentes -aclara el proyeccto- deben ser publicadas en afiches o carteles de exhibición obligatoria que deben contener de manera clara las listas de candidatos/as propuestos por las agrupaciones políticas que integran cada Boleta Única, las cuales deben estar oficializados, rubricados y sellados por el Tribunal Electoral Provincial”.