RAWSON (ADNSUR) - El periodista político, Pablo Vernazza, realizó un análisis sobre la declaración que hizo este miércoles el empresario de Esquel, Oscar Peña, quien continúa en prisión domiciliaria por los cargos de cohecho y enriquecimiento ilícito en el marco de la causa Revelación, la cual investiga a empresarios y funcionarios políticos de corrupción.

El empresario Peña, buscó con su declaración, acceder como otros imputados, al beneficio de la suspensión de jucio a prueba por lo cual pidió declarar y habló este miércoles en la fiscalía junto a su abogado Javier Kadomoto.

La versión de Peña fue muy similar a la del empresario imputado Patricio Musante, ya que manifestó que  la situación financiera de su empresa "era catastrófica", y esto  lo llevó a tener un pasivo de casi 80 millones de pesos. Luego dijo que le cortaron la adjudicación de nuevas obras y llegó a un estado en el cual se hizo "una bicicleta con certificados, pagos y adelantos que le hacía el banco". Esto provocó que tenga que despedir a 200 empleados.

Frente a este ahogo financiero, en el verano del 2016, se reunió con el ex gobernador Mario Das Neves, quien le dijo que tenía que hablar con Víctor Cisterna, el entonces ministro Coordinador.

Luego de la reunión con Cisterna, Peña dijo que el ex ministro le planteó que tenía que pagar -en concepto de "coimas"- un 5 por ciento por las obras nuevas, un 3 por ciento por obras viejas o el 1,5 por ciento para destrabar los certificados, y lo llevó a hablar con Pablo Bastidas, hoy detenido acusado de ser valijero de Cisterna.

Peña también habló de la reunión con Pablo Bastida, en donde Bastida le manifestó que debía tener que mostrar una "voluntad de pago y empezar a aportar en principio 150 mil pesos". Peña dijo que empezó a poner cheques a plazo por que no tenía efectivo y empezaron a destrabarse los certificados con esos cheques que fue aportando.

Cuando se va del Gobierno Cisterna, Peña dijo que recibió un llamado de Diego Correa en febrero de 2017 donde le aseguró que si quería seguir cobrando iba a tener que aportar con las mismas reglas de juego, es decir, con coimas.

De esta manera, Peña reconoció en su declaración que tuvo que entrar –por obligación, por asfixia – a este sistema de pago de cohecho.

Con este declaración del empresario Oscar Peña, accedió a una audiencia por videoconferencia que será mañana jueves donde también se definirá la situación de los empresarios Esteban Torraca, Juan Ignacio Salaverry y Patricio Musante donde se discutirá cuál es la reparación del daño que le van a pedir a los empresarios.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!