CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - “La provincia depende de la ayuda del gobierno nacional; sin su ayuda no existiría. Estamos atravesando una situación muy crítica, que se agudiza por la pandemia, y lo que pasa con la seguridad pública es un campo más. No hay una política definida, no hay un plan; veo que hay mucho marketing personal, basado en la figura del ministro, pero sin resultados concretos”, afirmó en declaraciones a radio AZM Radio.

Glinski hizo referencia a la situación puntual de Trelew: “Entiendo que hay 14 patrulleros para toda la ciudad y no se conoce el sistema de patrullaje que tienen. Los policías patrullan caminando el centro de la ciudad porque no hay patrulleros”, aseguró. Y agregó: “Cuando me tocó gestionar en 2013 había 50 patrulleros y logramos sumar 400 en total. Es 10 a 1 la cantidad de patrulleros que había antes con respecto a los que hay ahora”.

También hizo hincapié en la falta de estrategias y planificación en materia de seguridad pública: “¿Qué se hace en cuanto a la prevención comunitaria? ¿Cuántos centros de monitoreo hay y cómo funcionan? Si se sigue en esta línea, la policía de la provincia va a volver a andar a caballo, como era antes, en otra época”, definió. 

El titular de la PSA también habló de la crisis epidemiológica que atraviesa el país (y el mundo), “donde la la provincia de Chubut no es ajena. Todos tenemos un conocido con COVID-19 y también un allegado que ya recibió la vacuna. La situación es peor a la del año pasado. Israel, que hoy es ejemplo en materia sanitaria y que muchas vemos notas al respecto, una de las primeras medidas que tomó fue cerrar las escuelas, y acá tenemos un jefe de gobierno de la Ciudad que no acata un DNU que tiene fuerza de ley. Es un desatino absoluto”.

En este aspecto Glinski destacó que Chubut viene desarrollando una gestión sanitaria seria de la pandemia con en el ministro Fabián Puratich. Resaltó la exigencia de pedir un PCR a quienes ingresen a la provincia. “Me parece muy bien que se incrementen los controles, que haya prevención de verdad, y no show”, acotó. 

Por último, Glinski se refirió a la necesidad de unidad para mejorar la vida de la gente: “Los dirigentes debemos tener humildad, tenemos que trabajar fuerte para fortalecer los vínculos de representación que estén orientados a cubrir las necesidades de quienes están más excluidos. Tenemos que achicar el ‘divorcio’ entre la clase dirigente (nosotros) y la sociedad”, afirmó. Y agregó: “En la provincia, los peronistas tenemos que copiar el proceso de nacional de unidad. Tenemos que trabajar fuertemente para lograr eso”.