COMODORO RIVADAVIA (Por Raúl Figueroa / Especial para ADNSUR) - En el marco de su visita de despedida con el personal de YPF en la cuenca San Jorge, Miguel Galuccio dialogó este lunes con ADNSUR para refrendar su convicción de que la compañía se transformó en “una herramienta fundamental para que el país recupere su producción de energía”.

Además de valorar el compromiso de todos los integrantes de la empresa nacionalizada, el CEO que dejará el cargo tras la asamblea del próximo 29 de abril expresó su reconocimiento por los indicadores positivos de producción y planteó que la cuenca San Jorge tiene nuevos desafíos por delante, tras valorar que la gente de la región fue capaz de lograr, en 4 años, un récord de producción en esta cuenca, pero revirtiendo además los indicadores negativos que había mostrado en todo el país hasta el recupero parcial por parte del Estado.

Emocionado por el contacto con la gente de la compañía y apelando a su afecto particular por la región, Galuccio se excusó de brindar cualquier definición de tipo política o que pudiera interpretarse como margen para la polémica.

“En este momento especial tengo un sentimiento de estar cumpliendo una etapa que ha sido re fundacional para YPF, pero por otro lado la tristeza que tiene que ver con las relaciones humanas y el apego a la gente de la compañía –dijo ante la consulta de ese vínculo que siempre ponderó con esta Comodoro Rivadavia-. No se puede disociar una cosa de otra. Esta cuenca me vio crecer profesionalmente, acá volví cuando estaba trabajando en Denver Colorado y acá estuve cuando nació mi primer hijo, en Paraná, cuando yo me alojaba en una gamela de km.3. Fueron momentos muy especiales, había un compañero en contaduría, Hugo Bracci, que me alojó en su casa y me cuenta cosas que yo no recuerdo por la ansiedad que tenía en ese momento, por llegar a estar con mi mujer”.

Rememoró entonces la llegada a la zona, en 1994, cuando comenzó a desempeñarse en El Trébol, para trasladarse luego a Las Heras, donde asumió su primera experiencia “gerenciando una cantidad importante de gente, lo cual fue una experiencia muy enriquecedora. Así que este lugar tiene un sabor especial para mí, cuando llegué a YPF de nuevo –se refiere a 2012, al asumir la presidencia-decidí empezar mi recorrida por acá y ahora me toca terminarla también acá”, manifestó, al referirse a una recorrida que había iniciado el lunes en Neuquén y luego implicó una llegada relámpago a Comodoro.

En alusión a la cohesión humana de la compañía, valoró el reconocimiento y afecto en todos los sectores, señalando que “me llevo más de lo que dejé”. También recordó que al asumir la conducción de la compañía “me tocó un trabajo que no era exactamente el que venía a cumplir, pero que en definitiva demandó un fuerte liderazgo y lo cumplí porque es mi característica, pero yo se que se hizo por un grupo de gente importante, en el que todos sumamos un granito de arena".

Agregó que "me tocó llevar el timón y un trabajo que no era exactamente el que vine a hacer al principio, pero era el que la compañía necesitaba y demandaba un fuerte liderazgo, lo cual asumí porque es mi estilo: se necesitaba marcar la función de YPF más allá de la compañía; para hacer lo que hicimos era necesario que el gobierno sintiera que YPF era la herramienta para el desarrollo energ{ético del país y así se utilizó, creo que eso hoy no está en discusión. Es la fuerza que tenemos hoy: es la épica de la compañía, si vamos a hablar con gente en el campo en Vaca Muerta sienten que el compromiso no es sólo con la empresa, sino que están haciendo algo importante, que puede cambiar el futuro del país”.

LA PROYECCIÓN DE YPF

ADNSUR consultó a Galuccio si a su criterio esa identidad de la compañía y su proyección como “herramienta para el recupero energético” es algo que se valora en el resto de la sociedad, es decir si ésta ha tomado como propia esa visión para luego exigirla a los gobiernos, en tanto en el actual contexto muchos analistas plantean que ante los precios bajos del mercado internacional, conviene comprar el petróleo y el gas en el mercado internacional.

“No sé si puedo dar una respuesta objetiva, creo que ese norte y ese surco en YPF es muy profundo y difícil de cambiar, venga quien venga; creo que lo hemos vivido en estos 4 años y las cosas que hemos ganado, la gente la va a defender dentro de la compañía. A nivel de la sociedad hay claramente un reconocimiento al trabajo hecho por YPF, pero no sé si hay un entendimiento claro del rol que la compañía juega y del futuro energético a largo plazo. No podría decir si hemos logrado marcar eso a fuego. También es una discusión difícil, estoy convencido de que debemos tener una mirada de largo plazo y en ese largo plazo, el desafío de los argentinos creo que yo que es producir lo nuestro, no ir a buscarlo afuera”.

LOS DESAFÍOS DE LA CUENCA

Finalmente, al consultársele cuáles son los desafíos que imagina para la cuenca San Jorge, así como Neuquén tiene por delante el desarrollo de los recursos shale, valoró el avance de la ampliación de la refinería de la empresa en La Plata, que absorberá el 50% del crudo Escalante que hoy se exporta.

Más allá de la coyuntura, planteó que la inversión de YPF en Chubut este año ha crecido en montos nominales en pesos y se ha fijado el objetivo de producir energía renovable: “si bien bajamos 4 equipos, estamos proyectando el primer parque eólico a escala en la historia de la compañía y éste se emplazará en Comodoro Rivadavia –enfatizó-, creo que el gran desafío que tenemos en la cuenca San Jorge es reinventarla exploratoriamente, repensarla. Yo creo que en estos 4 años nos hemos reinventado de muchas maneras, pensar que hicimos un récord histórico en producción, la mayor marca de los últimos 35 años es algo impresionante y me saco el sombrero ante esos señores (dijo en relación a Alejandro Eloff y Rolando Rivera),que trabajan acá y lo hicieron posible".

Agregó: "¿Es suficiente? No. Tenemos que apuntar muchísimo más arriba. En Santa Cruz todo lo que estamos viendo en horizontes profundos nos va a posibilitar un salto cuántico, para eso se necesitan años de estudio, de sísmica, de gente que interprete, de nuevos algoritmos para ver cosas que antes no se podían ver y algunas condiciones de contexto. Creo que estamos haciendo todo lo primero y el día que lleguen las condiciones, nos vamos a reinventar. El horizonte profundo en Santa Cruz es algo tangible y hay que estar listos para cuando la oportunidad se dé”.