COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La masa de fondos enviados por Nación a Chubut quedan por debajo de la inflación acumulada en el último año. El problema es común a todas las provincias. La excepción es Buenos Aires, que es la única que sale ganando frente a la inflación.

Un reciente informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal aborda la distribución de la coparticipación federal de impuestos distribuida por Nación entre las provincias. La principal conclusión es que todas las jurisdicciones, a excepción de Buenos Aires, recibieron recursos que quedan por debajo de la inflación, pese al incremento nominal. En el caso de Chubut, la merma es del 7% para el mes de junio y de un 4,5% para todo el semestre.

 

 

Al igual que los salarios de un trabajador o los ingresos de cualquier empresa, sea industria o comercio, los recursos que recibe la provincia desde el ámbito nacional deben medirse contra la inflación.

En cualquier de los casos mencionados como ejemplo puede haber un aumento en términos nominales. Es decir, la cantidad de ingresos crece en relación al año pasado, sea por paritarias salariales o por la evolución de precios (en el caso de un comercio). Sin embargo, además del crecimiento nominal, lo que mide el poder adquisitivo de esos ingresos es la evolución real. Esto permite saber si el ingreso recibido pierde, gana o empata frente a la inflación.

 “En un contexto inflacionario como el de Argentina, es necesario tener en cuenta los efectos de la inflación sobre los fondos coparticipados –sostiene el trabajo del IARAF-. En este sentido, todas las jurisdicciones, con excepción de Buenos Aires, habrían registrado una caída en términos reales, que va del 4,4% al 10,3%”.

Casi todas las provincias pierden frente a la inflación

En la comparación junio 2019 contra junio del 18, los recursos enviados por Nación a Chubut se elevaron en términos nominales en un 45%. Sin embargo, al tomar en cuenta la inflación acumulada en el año, esa masa de dinero (que incluye coparticipación, leyes especiales y compensación por la ley de consenso fiscal) pierde un 7%. Es decir, aunque sea más “cantidad de plata”, la misma tiene un menor poder adquisitivo que hace un año.

Santa Cruz tiene una situación similar: sube un 47% nominal, pero pierde un 5,5% en términos reales. Buenos Aires, en cambio, sube 58,9% en forma nominal, pero además crece en forma real un 2,1%.

Al tomar en cuenta la evolución total del semestre, es decir los recursos acumulados en los primeros seis meses del año, la situación es similar. Los recursos de Chubut se elevan 47,3% nominal, pero caen 4,5% en términos reales.

Santa Cruz tiene una balanza similar: un aumento de casi 48% nominal, pero una pérdida real del 4,3%. 
Nuevamente Buenos Aires es la única ganadora: creció casi 69% en términos nominales, mientras que la variación real también es positiva, en este caso del 9,5%.

El informe concluye señalando que, en comparación al primer semestre del año 2011, todas las provincias mejoran sus recursos en un 16%, en términos reales. Esto se explica por la devolución gradual, a partir del año 2016, del porcentaje de coparticipación que antes era retenido por Nación para solventar la ANSES y que comenzó a ser devuelto tras un fallo de la Corte que determinó la inconstitucionalidad de dicha retención.