RAWSON (ADNSUR) - En el gobierno chubutense ya tienen prácticamente definida la redacción del proyecto de Ley que buscará crear el Fondo de Infraestructura Escolar, una histórica demanda de los gremios docentes que podría comenzar a concretarse esta semana, cuando sea enviado por el Poder Ejecutivo a la Legislatura, luego de que Educación e Infraestructura terminen de consensuar con Economía los porcentajes y los impuestos que serán los que aporten a este financiamiento específico. Se trata de uno de los compromisos acordados entre el Ejecutivo y los dirigentes sindicales de Atech y Sitraed, quienes lo plantearon como uno de los temas centrales a resolver luego de la desinversión en esa materia en los últimos años, que derivó en un gran número de edificios escolares que presentaran serios problemas no sólo por falta de espacio, sino por las malas condiciones de servicios como agua, electricidad, gas, así como de cuestiones estructurales, como techos y mampostería.

Después del extenso conflicto del año pasado, se estuvo trabajando en un proyecto entre los responsables de las áreas de Educación, Infraestructura y Economía, con el asesoramiento de Fiscalía de Estado, que llegó a una redacción consensuada de una propuesta que se espera pueda recaudar unos 400 millones de pesos al año y que además de obra nueva podría incluir refacciones, monto que se sumaría a lo que ya está proyectado para obras escolares en la Ley de Presupuesto 2020 que está vigente.

Luego de que el tema fuera anunciado por el gobernador Mariano Arcioni en la apertura de Sesiones Ordinarias de la Legislatura, ADNSUR estuvo detrás de la nueva propuesta de este fondo, que como se había planteado originalmente, se va a nutrir de impuestos provinciales y que será dirigido a una cuenta especial, pero que previamente tuvo que superar diferencias con el anterior bloque del FPV en la pasada Legislatura, que buscó en su momento sacar fondos del bono hidrocarburifero que se reparte entre la provincia y los municipios.

La redacción final ya está casi lista y a diferencia de los proyectos elaborados por la oposición, no busca fondos de la industria petrolera, aunque si recurre a sectores que habían sido apuntados por la Mesa de Unidad Sindical, como el campo, los juegos de azar y la muy rentable energía eólica.

EL TEXTO

Según el anteproyecto que está prácticamente cerrado para la firma del gobernador, se dispone en el artículo 1º que el “Fondo de Infraestructura Escolar” será financiado con cuatro impuestos: "el 100 % de lo percibido por el Impuesto Inmobiliario Rural"; un porcentaje a definir de lo percibido por el Impuesto a los Sellos; un porcentaje a definir "de lo percibido por las apuestas efectuadas en forma on line"; y un porcentaje a definir "de lo percibido de gravámenes que se crearen por servicios de parques eólicos”.

Precisamente este punto referido a los parques eólicos fue otro de los anuncios del mensaje del gobernador, que anticipó que habrá que buscar un nuevo gravamen para que la provincia participe de las ganancias que genera uno de sus principales recursos naturales: el viento. Ocurre que hasta el momento no se terminó de cerrar esa metodología ante una actividad que está regida por una Ley Nacional de Promoción Impositiva promovida por el ex senador Marcelo Guinle.

Volviendo al breve proyecto del Fondo de Infraestructura Escolar -que tiene apenas tres artículos el último de los cuales establece que se trata de una ley general-, el aspecto referido a la finalidad de este dinero está expresado en el artículo 2º, donde se indica que "el destino del Fondo creado en el artículo anterior solo podrá ser afectado a Obras Nuevas, Ampliaciones, Remodelaciones y/o Reparaciones de Edificios Escolares".

RETOQUES FINALES

Se espera que mañana el ministro de Educación, Andrés Meiszner, junto a su par de Infraestructura, Gustavo Aguilera, terminen de definir con el titular de Economía, Oscar Antonena, los porcentajes de recaudación de impuestos de sellos, apuestas y energía eólica, para dar la forma definitiva a la propuesta que sería enviada en los próximos días a la Legislatura.

Las fuentes consultadas expresaron que el objetivo es recaudar unos 400 millones de pesos anuales, con los cuales estaría asegurada de manera permanente la financiación de los arreglos en las escuelas, uno de los dolores de cabeza que vivió la gestión Arcioni en los últimos tiempos, en los que a falta de recursos, se eliminaron los planes de verano y de invierno que en su momento se destinaban para el mantenimiento de edificios. 

La otra cuestión a dilucidar a futuro si es que esta ley llega a ser aprobada, será la manera de contratación que se elegirá por parte de Infraestructura, ya que otra de las demandas de los sindicatos docentes era que se utilice al personal de Obras Públicas de la provincia, luego de escandalosas contrataciones directas que se hicieron meses atrás con empresas privadas que derivaron en una investigación del Ministerio Público Fiscal por presuntos sobreprecios.