RAWSON (ADNSUR) – El presidente de la Junta Elecotal del PJ, Omar Ávila, confirmó a ADNSUR la presentación de las tres listas, mientras se espera que el lunes se avance con la revisión de la totalidad de candidaturas avaladas.

Tras este paso, la Junta deberá resolver ahora si oficializa las tres listas. En tal caso, el juez federal Hugo Sastre será el que definirá si se hacen las elecciones o si se posterga por la pandemia, tal como habían reclamado algunos sectores del justicialismo provincial.


El PJ renueva en total 626 cargos partidarios, de los cuales 412 corresponden a listas de titulares y suplentes para 34 Consejos de Localidad en todos los municipios de la provincia. Pero la mirada está puesta, además de en los puestos locales, en los cargos provinciales que integran los dos principales órganos del partido. Se elegirán 29 titulares y 29 suplentes -representan de manera proporcional a cada uno de los 15 departamentos- para integrar el Consejo Provincial. 


Y además se elegirán 78 titulares y 78 suplentes para integrar el Congreso Provincial. Los departamentos de Escalante y Rawson son los que tienen mayor número de representantes, con 6 consejeros titulares cada uno. Le siguen en orden Biedma (3 consejeros), Cushamen y Futaleufú, con 2.

Tanto si hay lista de unidad o si se debe votar entre diferentes listas, se debe tener en cuenta que la elección del presidente del órgano ejecutivo (Consejo) como del órgano legislativo (Congreso) se realiza de manera indirecta. 


Es decir que la conducción final se decidirá en el mes de diciembre entre los nuevos 29 integrantes del Consejo Provincial, quienes de su propio seno, elegirán a uno de los miembros como presidente, que estará acompañado por una Mesa de Conducción con distintos vicepresidentes. Lo mismo ocurre en el caso del Congreso Provincial, que elegirá a su presidente entre sus 78 propios miembros ya oficializados por la justicia electoral.

LA ÚLTIMA ELECCIÓN


La última renovación de autoridades en el PJ fue en 2016. La Carta Orgánica otorga un mandato de 3 años, con opción de una prórroga de un año, que es la que vence ahora en 2020. Por esa razón, la justicia electoral no permitió más tiempo al partido, que corre el riesgo de que se caiga su personería. Hay que recordar que hace 4 años el proceso fue traumático y una de las dos listas que se presentaron fue anulada por la Junta Electoral del partido. 
La no realización de comicios derivó en sucesivas internas del PJ en las PASO, que provocaron duras derrotas al peronismo chubutense, que viene perdiendo elecciones generales consecutivas en 2013, 2015, 2017 y 2019: dos de ellas las ganó Mario Das Neves, y las otras dos, Mariano Arcioni.

La otra gran cuestión que viene generando una fuerte polémica es qué decisión tomar respecto a la reincorporación al justicialismo de figuras que se afiliaron a otros partidos o fueron candidatos en otros frentes contra el PJ. Los dos casos más emblemáticos, aunque no los únicos, son los de Adrián Maderna y Ricardo Sastre. 

La postura de los “armadores” Arrechea y Yauhar es que se incluya a todos en una amnistía en incluso que puedan tener, tanto Maderna como Sastre, la posibilidad de presidir el PJ local en sus ciudades. 

La otra línea, que integran Juan Pablo Luque y Gustavo Mac Karthy, plantea que si van a ser aceptados, deben sumarse “a la cola”, sin posibilidad de tener un rol conductor ni ser candidatos en lo inmediato. Por allí pasa otra de las grandes discusiones del armado de la lista, especialmente con los nombres en los departamentos Rawson y Biedma. 

No así en otros departamentos que ya están cerrados hace rato, como Escalante, Sarmiento y Río Senguer, donde habrá una participación especial de los intendentes en las candidaturas.