Este jueves, el presidente Alberto Fernández habló sobre el conflicto suscitado en torno al laboratorio Pfizer. En medio de una charla con el conductor de radio Pedro Rosemblat en la Quinta de Olivos, preguntó: "¿Cuál fue la primera vacuna que aprobó la Argentina?" Y se respondió: "Pfizer".

Ante esta afirmación, indicó:" entonces ¿por qué dicen que no la quiero comprar? Sucede que las condiciones (del laboratorio) me ponían en una situación muy violenta de exigencias y comprometía al país".

Por ese motivo, Fernández argumentó su negativa y dijo: "pensé 'esto no lo puedo firmar porque me están pidiendo cosas desmedidas", reiteró. Y aclaró que "la negociación con Pfizer nunca se interrumpió" y advirtió que la empresa "cumplió en parte (de los países) e incumplió en muchos" otros con los que había sellado contratos.

"Siento que hubo más obstáculos que puso Pfizer para no firmar el contrato que los que pusimos nosotros", señaló, pero destacó que "la vacuna de Pfizer es muy buena, como la Sputnik, la AstraZeneca o la Sinopharm".

Fernández enfatizó que "es un delirio decir que no quisimos comprar (a Pfizer) por razones ideológicas". "Si se aplica un poco la lógica, hubo 100 millones de vacunas reservadas en Estados Unidos pero también Pfizer tiene problemas en Europa", expresó.

Bajo este marco, el mandatario aseveró: "no estoy conforme con la vacunación, pero nos va mejor que al resto", aseveró.

Fernández comentó que "tenemos mucha gente para vacunar y aún así hemos logrado avanzar, pero lo que más preocupa es que esta segunda ola (de coronavirus) ataca de manera más virulenta", cerró.