COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Según se publicó en el Boletín Oficial, el Ejecutivo autorizó la contratación de la consultora Prekad S.R.L para la realización de un estudio específico sobre la situación de la obra, paralizada desde hace varios años. El trabajo permitirá evaluar específicamente los componentes estructurales y de hormigón, entre otras especificaciones, por un monto total de 1.380.000 pesos, según se detalló en el informe institucional.

“Estamos en plena etapa de renegociación del contrato y para preservar el interés del Estado, hay que establecer con precisión cuál es el grado de avance de la obra y qué es lo que falta para terminar”, reconocieron fuentes del ámbito municipal, al confirmar la decisión de seguir avanzando en la culminación del proyecto.

El contrato sigue en manos de la empresa CPC, de Cristóbal López, con quien se debe resolver la continuidad del contrato. Por eso se están discutiendo los términos del reinicio y el costo final de la misma.

“Es una obra que se va a terminar con recursos aportados por Nación, pero con ejecución del municipio y lo que se busca es la mayor transparencia –dijeron fuentes cercanas al intendente Luque-, creemos que al contratar a un especialista para realizar este relevamiento vamos a optimizar los recursos para la obra, que se va a terminar dentro de esta gestión y con absoluta transparencia”.

Se estiman 350 millones de pesos para la culminación

En julio de este año se anunció que Nación enviará 200 millones de pesos, de los cuales 140 se destinarán a la culminación del estadio, mientras que el resto financiaría otros proyectos, a partir del programa “Argentina Hace”, creado para activar obra pública en plena crisis por la pandemia.

En esa oportunidad, el secretario de Infraestructura del municipio, Maximiliano López, había estimado que el costo total para la finalización sería de unos 350 millones de pesos, en un plazo de 12 meses una vez que se contara con el financiamiento asegurado.

“Hace más un año se está custodiando por parte del municipio para evitar hechos vandálicos –dijo por entonces el funcionario-. Hemos recorrido con cuadros técnicos para determinar el grado de deterior de la obra. Hay que volver arenar y pintar la cubierta, además de resolver problemas de redes cloacales y otras tareas menores. A nivel estructural no hay riesgos graves”.