Tras un fin de semana en Buenos Aires para ‘tomar aire’, el gobernador Arcioni busca relanzar su gobierno con recambios en el gabinete. El enojo con Massoni y los ruidos provocados hasta último momento. La nueva disputa de Juntos por el Cambio que tendría detrás a Mario Cimadevilla. En el PJ se reclaman “cabezas” tras la derrota. Treffinger y su puesta “a disposición del gobernador”… y otras perlitas, del Poder Entre Bambalinas.

La nueva interna surgida en Juntos de Chubut

En Juntos por el Cambio surgió una nueva interna a partir del planteo de Claudia Riveros, quien reclama para sí la banca en Diputados que dejará Nacho Torres para asumir como senador el próximo 10 de diciembre. Riveros era segunda en la lista de 2019 y en tercer lugar iba Matías Tacetta, quien asumirá porque la ley establece que el reemplazante debe ser una persona del mismo género que quien produce la vacante. Basada en el reclamo de paridad para las mujeres, la abogada comodorense ya anticipó un reclamo judicial para obtener la banca y completar el período que vence en 2023. Más allá de la cuestión técnico jurídico, algunos ven detrás la mano política de Mario Cimadevilla, al que responde la mujer, en tanto el ex candidato a senador también salió a apoyar el reclamo. El problema es que la ley quedó mal redactada porque no previó la actual desigualdad entre hombres y mujeres, por lo que al haber estipulado el reemplazo en base al mismo género de quien deja la banca, la letra fría parece por ahora dar la razón a Tacetta. Sin embargo, la asunción podría quedar en suspenso, ya que la mujer anticipó una medida cautelar, que podría suspender la asunción hasta que se resuelva la cuestión de fondo. Incluso se discute cuándo sería pertinente esa presentación, ya que la vacante se producirá recién en el momento en que Torres renuncia a una banca para asumir la otra en la Cámara Alta.

Massoni, ya (ni) te bancan…

Hubo sorpresa en Casa de Gobierno a mitad de la semana pasada, cuando comenzó a profundizarse la crisis policial. Para ese día, 17 de noviembre, había sido convocado el Consejo de Bienestar Policial, a quienes Federico Massoni había citado en la Sala de Situación de Fontana 50, lo que provocó el enojo del gobernador Mariano Arcioni. Es que si bien la reunión estaba en agenda, en el gobierno consideran que Massoni, en su intento por hacer el mayor ruido posible antes de su salida, convocó a los representantes policiales allí y no en la jefatura para instalar el conflicto en las puertas mismas del despacho gubernamental. Incluso ese sería el motivo por el que Arcioni ordenó que no concurrieran sus ministros Grazzini y Antonena, lo que forzó al saliente ministro de Seguridad a confesar que estaba próximo a eyectarse de su sillón, el martes próximo. ¿Será el final de su ciclo en la función pública, a partir del desgaste en su amistad personal con Mariano Arcioni, o lo ‘reciclará’ en alguna otra función para que siga derrochando talento?

Un fin de semana tenso con la policía

La crisis policial tuvo su propio capítulo dramático durante el fin de semana, ya que entre la tarde noche del viernes y la mañana del sábado se vivieron momentos muy tensos, con las filas policiales ofuscadas ante las respuestas que no terminaban de redondear lo que buscaban. El gobierno se aferró hasta donde pudo a la defensa del equilibrio fiscal y a no poner en riesgo el precario equilibrio conseguido en los últimos meses, que le permite anunciar que el aguinaldo de diciembre –con una masa salarial total de 9.000 millones de pesos- podrá pagarse en tiempo y forma. Sin embargo, la debilidad política de un gabinete en pleno recambio y el golpe que significaron las elecciones con una mayoría del electorado que castigó fuertemente a un gobierno que hace sólo dos años obtuvo 120.000 votos en la provincia, amplificaron una tensión que por momentos pareció al límite de graves desbordes. Habrá que ver cómo sigue la historia a partir del acuerdo del domingo.

En el PJ reclaman el Congreso… y algunas cabezas

Tras la derrota de Carlos Linares en las elecciones legislativas, la pregunta que queda flotando es cuándo se realizará el próximo Congreso partidario del PJ, ya que hay un clima en el que muchos reclaman las cabezas del propio Linares, presidente del partido y de José Salvador Arrechea. Muchos creen que el final del año es el momento ideal para avanzar en la convocatoria, pero por ahora no hay fechas ni siquiera de una reunión puertas adentro para evaluar los alcances y consecuencias del negativo resultado electoral.

En política los votos no se suman por simple aritmética

La concejal Viviana Navarro salió a decir, a tono con otros dirigentes, que si hubieran ido juntos en la elección con el Chusoto habrían ganado las elecciones. Algo que retrotrae la historia reciente, incluso cuando Cristina Fernández reclamaba que hubiera unión en 2019 y participaran de una interna para definir la candidatura a la gobernación de ese momento, lo que fue rechazado por el  PJ provincial, con Linares a la cabeza aún cuando no conducía todavía el partido. Se trata de una cuenta aritmética, que no siempre es real en política, ya que los casi 30.000 votos que obtuvieron los candidatos de Arcioni no parecen transferibles, automáticamente, hacia el Frente de Todos, más allá del alineamiento entre Arcioni y Massa.

Arcioni y su retiro espiritual

El gobernador Mariano Arcioni se tomó el fin de semana para viajar a Buenos Aires y replantear la última etapa de su gobierno, en la que buscará presentar un nuevo gabinete y tras soportar una fuerte crisis, en la que además del esperable resultado electoral debió afrontar la dureza del reclamo policial. El mandatario se tomó unos días para dialogar con Sergio Massa y regresar este lunes con aires renovados, se espera que con los nombres de los nuevos ministros que se sumarán al staff de gobierno.

Treffinger va por más

Otro que se tomó un “retiro espiritual”, como él mismo lo definió, fue César Treffinger, el protagonista de la sorpresa electoral que ubicó al PICH como tercera fuerza política, con nada menos que 45.000 votos de apoyo a una propuesta que fue caracterizada como “una cara nueva” dentro de la política chubutense, más allá de las ideas o proyectos que propulsara. Fue en ese marco que, en declaraciones periodísticas a poco de su reaparición pública, el ex candidato a senador no descartó sumarse al gabinete de Arcioni si le ofrecieran un cargo, “siempre que sea para sumar porque yo no estoy buscando trabajo en la política”, aclaró. La consulta fue en relación a sus dichos del domingo a la noche, cuando conocidos los resultados del comicio anunció que se ponía a disposición del gobernador. La chanza fue inevitable: si puede duplicar los ingresos económicos de la provincia como pudo duplicar los votos de su partido en sólo 60 días de campaña, se le indicó, bien podría aspirar a la cartera económica. La segunda chanza, sólo para futboleros: dicen que ya hay banderas que rezan: “Arcioni: Treffinger es chubutense…”.

¿Habrá cambios en el gabinete de Luque?

Algunos pasillos partidarios deslizaron la pregunta al pasar, lo que en términos políticos implica un reclamo solapado hacia dentro. ¿Habrá cambios, también, en el gabinete de Juan Pablo Luque? Los rumores –que por ahora fueron eso- apuntaron a algunos nombres específicos, vinculados a un perfil más bien técnico por sobre lo político, pero en todo caso dejaron instalado el tono de duda respecto de la disconformidad que habría en algunos sectores sobre la dinámica de la gestión en determinados temas, habiendo transcurrido ya dos años desde el inicio del mandato. Los resultados de las elecciones, parece, dan margen para seguir buscando fallas que expliquen una derrota que no termina de maquillarse.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!