El encuentro de esta mañana en la Casa Rosada, el primero entre el flamante jefe de gabinete, Juan Manzur, y el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, tuvo un tema central: volver a poner sobre la mesa el planteo del gobierno nacional para que la boleta con candidatos del arcionismo, que encabezan Federico Massoni y Fabián Puratich, no se presente en las elecciones generales del próximo 14 de noviembre.

El pedido no es nuevo, ya lo realizaron en anteriores oportunidades después del resultado del 12 de septiembre, y hasta aquí, la respuesta de Arcioni fue siempre una negativa rotunda. Ocurre que la idea volvió a mencionarse el pasado martes, en el encuentro entre el ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro, y los dirigentes del peronismo local.

Luego de aquel cónclave del peronismo, se reflotó aquella embestida, ya que desde Nación se analiza que la lista del arcionismo puede quitarle votos a los candidatos del Frente de Todos, y el objetivo es polarizar con Juntos por el Cambio y tratar de pelear por el primer lugar en noviembre, que garantice las dos bancas en el Senado a la dupla Linares-Papaiani.

Primero, se trata de un análisis muy discutible, pensar que los votantes de Massoni, un ministro muy enfrentado a La Cámpora, puedan llegar a mutar hacia la lista de Carlos Linares. Y segundo, se trata de un pedido a un gobernador de otro color, ya que si bien está enrolado en el Frente Renovador de Sergio Massa, no milita políticamente en el cristinismo.

Si bien el gobernador no ha hecho declaraciones, se cree que la presión de la Nación apuntaría a negociar una ayuda económica importante que le dé oxígeno a las cuentas provinciales que están asfixiadas. De todos modos, hay que aclarar que, por más que el pedido se haga al jefe político del sector, la renuncia a la candidatura es individual, y depende de cada uno de los candidatos.

En el hipotético caso de que el gobernador lo pida, esto no significa por ejemplo que Federico Massoni lo vaya a hacer: entre ambos la relación no pasa por el mejor momento, y ya días atrás el ministro de Seguridad afirmó que a él sólo "lo ponen o sacan los chubutenses".

Alberto Fernández, con el gobernador Mariano Arcioni y Juan Manzur cuando era gobernador de Tucumán, durante el Congreso Nacional Bancario del 2019.
Alberto Fernández, con el gobernador Mariano Arcioni y Juan Manzur cuando era gobernador de Tucumán, durante el Congreso Nacional Bancario del 2019.

Los cronistas de la Casa Rosada dieron cuenta de que hoy Arcioni se retiró luego de 50 minutos de reunión en silencio, y sin hacer declaraciones. Según versiones, al nuevo "apriete" le siguió una nueva negativa del mandatario chubutense. El interrogante es si hablará del tema con los candidatos de su lista, Massoni, la diputada Rosa Muñoz, el ministro de Salud Fabián Puratich y la subsecretaria de Información Pública, Vanesa Abril.

El gobierno tiene varios temas que resolver que pueden depender de los votos de diputados Justicialistas en la Legislatura, como por ejemplo, un nuevo refinanciamiento de la deuda con Nación para emitir un bono a mediano plazo. Se cree que estos asuntos pueden ser parte de los temas a acordar con el gobierno nacional, así como otros que están en la agenda legislativa.

Como dato final, hay que marcar que el resultado de las PASO dio como ganador a Juntos por el Cambio con una diferencia de 36 mil votos sobre el Frente de Todos, que es precisamente la cantidad de sufragios obtenido por la lista de Chubut Primero. Ahí apunta la estrategia nacional, que quiere despejar el terreno para levantar la performance en noviembre. Si esto se llegara a cumplir, quedarían solo cuatro listas en juego, sumando además a la del Pich y la del Frente de Izquierda.