CAPITAL FEDERAL - El presidente Alberto Fernández rechazó que el Gobierno haya impulsado un "congelamiento a los aumentos de los jubilados" y anunció que en marzo habrá un incremento en todas las jubilaciones.

"No hay ningún congelamiento del salario de los jubilados. Lo único que se cambió es el cálculo de actualización del sueldo. Eso (por el sistema de movilidad) se suspendió, pero eso no quiere decir que se suspendan los aumentos", enfatizó en declaraciones al programa La Cornisa, por América TV.

También indicó que "en diciembre hubo un aumentó para todos de casi el 9 por ciento; a las mínimas les dimos un adicional de 5 mil (pesos) en diciembre y 5 mil en enero, y en marzo habrá un nuevo aumento".

"Decir que se anula una fórmula de indexación de los sueldos de los jubilados no quiere decir que no van a tener aumentos. Piensan que estoy loco que voy a tener a los jubilados, que los han dejado en la miseria, sin aumentos. Yo estoy preocupado por los jubilados, no ellos que los han dejado en la miseria", enfatizó.

Fernández, asimismo, afirmó que espera resolver "cuanto antes" la nueva fórmula de cálculo del incremento de haberes y destacó: "No tengo ningún interés en mantener la discrecionalidad en este tema".

El mandatario también indicó que van a cambiar las jubilaciones de privilegio en búsqueda de una "mayor equidad" y estimó que las de los regímenes especiales requerirán algún tratamiento diferenciado que podría ser legislativo.

Los jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo cobrarán este viernes 27 de diciembre el bono extraordinario que originalmente estaba previsto para el lunes 30. 

La medida incluye el pago de $ 2.000 para quienes perciben la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo y de hasta $5.000 para los jubilados y pensionados que cobran los haberes más bajos del sistema previsional. Quienes cobran el haber mínimo, que actualmente es de $ 14.068, cobrarán $ 5.000 antes de fin de año y una suma igual en enero del año próximo.

El valor del bono extraordinario irá variando de acuerdo al haber percibido por el jubilado o pensionado beneficiado, hasta llegar a un máximo de $ 19.068, una cifra que surge de sumar la jubilación mínima más $ 5.000.

En marzo, tanto jubilados como beneficiarios de AUH debían recibir un aumento de 11,56% y en junio, otro cercano al 15%. Ahora será el presidente el que defina esos incrementos y, según ya hizo trascender el Gobierno, se seguirá priorizando a los que menos ganan.

Por otro lado, el flamante ministro de Trabajo, Claudio Moroni​, había adelantado que los aumentos a los jubilados seguirán siendo trimestrales y también había rechazado la palabra "congelamiento".

"Nosotros encontramos un sistema previsional con una alta desigualdad entre los extremos. O sea, el 64% de jubilados percibe 14 mil pesos y unos pocos tienen haberes altos. Es ridículo. Nuestra propuesta fue parar los sistemas de actualización, porque si seguíamos así, estos índices se iban a mantener. Y los incrementos deberían estar destinados a mejorar los haberes más bajos", aseguró el ministro.