ESQUEL (ADNSUR) - A raíz de los anuncios nacionales que habilitan a las provincias a comenzar una segmentación geográfica de la flexibilización, el intendente Ongarato explicó a Notas de Radio que pedirá al gobierno provincial “asistencia financiera en serio” y que “hay que replantear muchas cosas”.

Ongarato indicó que las consecuencias del aislamiento en la ciudad “han sido tremendas”. Lo primero que va a reclamar es “alimentos a nuestra ciudad, hasta ahora nos entregaron mil raciones a instituciones” pero explicó que los alimentos que llegaron a varios municipios no vinieron a Esquel.

Para los más afectados, estoy pidiendo asistencia financiera en serio -indicó- se han perdido muchísimos puestos de trabajo y la municipalidad va por ese mismo camino si es que no llega un aporte del tesoro provincial. La caída ha sido brutal” indicó, recordando que se han puesto todos los fondos municipales en la asistencia pero ya no hay recaudación.

El intendente remarcó que está “muy preocupado por la situación social que se viene. Estamos totalmente cerrados, con la economía paralizada, con gente que ya no tiene para comer”. También confirmó que en el centro “cerraron cinco negocios definitivamente”.

En esta línea, detalló que dejaron de entrar en marzo 30 millones de pesos y en abril “la pérdida debe haber superado los 45 millones. Vamos a ver qué pasa con los sueldos municipales. Es totalmente inviable que la ciudad pueda funcionar así”.