COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Ante la próxima reunión con el Gobierno Nacional donde se tratará el acuerdo realizado en febrero pasado, el ministro de hidrocarburos de Chubut, Sergio Bohe, se mostró optimista a pesar de que existen “intereses cruzados”. Además, Bohe remarcó en Actualidad 2.0 que se discutirá el sostenimiento de la actividad petrolera y a su vez se continuará trabajando en otras hipótesis con el Gobierno Nacional y distintos actores de la cuenca. En tal sentido, sostuvo que “queremos tener distintas alternativas para desarrollar el mercado interno y ponerlo en valor”. Sobre el impacto de la crisis petrolera en Comodoro Rivadavia, el ministro indicó que si bien en las operadoras hubo "desvinculación de tipo privado", en la cuidad dejaron de circular, durante enero, unos 300 millones de pesos.

Bohe indicó que “estamos con moras previas a que entrara en funciones el gobierno. Tenemos una agenda bastante amplia con el Gobierno Nacional y vemos que había mucha mora de parte de las operadoras que tienen certeza de precios internacionales y del mercado”. Recordó que se debatirá en torno a “este esfuerzo asumido en enero donde fuimos todos los intendentes de la cuenca, las operadoras, y demás, para buscar alternativas”.

Y sostuvo que existe la “defensa de intereses cruzados, nada nuevo bajo el sol. Hubo capacidad de escucha y además de meter la mano en el bolsillo del Gobierno Nacional, que no es poco. Es cuestión de ir resolviendo problemas en tiempo de descuento porque es una crisis que se generó hace dos años aproximadamente, y donde no había plan B, por lo que hay intereses cruzados y son todos muy legítimos por lo que nos toca mediar y buscar la defensa de los recursos, ingresos y trabajo”.

Sobre los 10 dólares por barril de exportación aportados, Bohe indicó que “no fue el instrumento que se fue a buscar sino que se encontró”. Y agregó que “en Chubut, a diferencia de Neuquén y Santa Cruz, decidimos poner el problema en superficie. Hay que sacar las expectativas de soluciones mágicas, es laburar mucho, apretar los dientes e ir a negociar”.

Por ello, adelantó que será “una reunión más donde esperamos avanzar un poco más, discutiendo el sostenimiento de la actividad, estamos con incertidumbre y por eso seguimos trabajando en otras hipótesis con el Gobierno Nacional y otros actores de la cuenca”.

DESPIDOS

Consultado sobre un posible relevamiento sobre situaciones de despidos, Bohe indicó que “se sigue lo que empezó en septiembre u octubre del año pasado; en el caso de Tecpetrol no hubo un solo telegrama de despido. A la larga genera que esa persona no es un trabajador, lo respetamos porque han participado las entidades sindicales y hubo algunos casos de personal interno que puede no estar vinculado sindicalmente”, por lo que remarcó que “no tenemos los informes pertinentes por lo cual no podemos ir cruzando la información”.

Además, detalló que sí se presentó la “desvinculación de tipo privado que no figura en la Secretaría de Trabajo que se tiene que respetar. El proceso de vacaciones que se discutió impactó en Comodoro en el flujo de dinero que superó los 300 millones de pesos durante diciembre y enero”.

Con el paro de los equipos de perforación se registró un 10% menos de producción de petróleo “y el otro problema es que hace poco la exploración y perforación es como la locomotora que después tira todo el vagón del tren. Entonces esto es lo que preocupa. No estamos en desbandada como otras provincias sino que estamos haciendo el control pero evidentemente habrá que seguir profundizando la discusión con operadoras y Gobierno Nacional, el cual ha mostrado capacidad de escucha y lo mismo hemos ido aprendiendo en estos cien días”.

PÉRDIDA DE INGRESOS

Consultado sobre cuántos ingresos podría perder la provincia en concepto de regalías petroleras, Bohe sostuvo que “se está trabajando en eso pero no es lo central, lo central es buscar alternativas. Que esos 2 dólares y medios vayan sobre los excedentes, mientras más aplicación al mercado interno no solo no se sacrificaran los 2,50 dólares, sino que vamos a hacer ese mismo esfuerzo o más para que haya generación de trabajo en Argentina y sustentación de importaciones”.

Por ello, indicó que una de las alternativas es “un plan de logística donde va a participar Petrominera que incursionará en una alternativa sobre costos de almacenamiento del crudo, y por otro lado el costo de la logística. Si podemos ser eficiente en esto, podríamos llegar a los megacentros de consumo y refino”. Y detalló que “es como una exportación interna del barril de energía”.

“Hay que gestionar porque no hay tiempo para distracciones como tampoco para recalentar demasiado los climas. Hay que ser prudente, escucharse y todas las partes aportarán una visión para un destino común”, remarcó el ministro de Hidrocarburos. Y agregó que “queremos tener distintas alternativas para desarrollar el mercado interno y poner valor”.

Además, resaltó que ve “mucha responsabilidad; ya se cierra el acuerdo que parecía que no se cerraba nunca con Tecpetrol, hemos superado las visiones divergentes y se hicieron acuerdos muy maduros. Hemos tenido dos muy buenas noticias de dos operadoras minúsculas que son ejemplos: por un lado Capsa con una inversión importante e innovadora con los primeros pozos horizontales  en la Cuenca y el otro es la decisión de Petroquímica que tenemos que terminar un proyecto de exploración. Por eso, vamos a activar nuevos jugadores y seguir aportando a la matriz”, remarcó.