En medio de la polémica por la "no-compra" de las vacunas Pfizer por parte de Argentina, el Gerente General del laboratorio, Nicolás Vaquer, aseguró ante la Cámara de Diputados que se había ofrecido al país un contrato por 13 millones de vacunas.

En base a lo explicado ante el Congreso, la primera propuesta fue realizada el pasado 25 de julio de 2020, y luego se ratificó en octubre, y el paquete incluía un millón de dosis que iban a ser entregadas antes de que finalizara el 2020, a las que se sumarían otras dos millones en el primer trimestre de 2021, 5 millones en el segundo trimestre de 2021 y las restantes 6 millones en la segunda parte del año.

Lo que impidió el acuerdo, detalló, fue que "el marco legal no es compatible con algunos de los mecanismos contractuales que pide Pfizer que tienen que ver con la indemnidad y otras cuestiones”.

Sin embargo, Vaquer remarcó que pese a las denuncias de la oposición no hubo pedido de coimas o retornos por parte del Gobierno, ni que el laboratorio pidiera como garantía bienes estratégicos argentinos y reservas naturales, algo que se había deslizado desde el oficialismo.

“No hubo ningún pedido de pago indebido o exigencia de algún intermediario”, enfatizó previo a asegurar que se está dialogando con el Ministerio de Salud y la Secretaría Legal y Técnica para llegar a un acuerdo.

“En esas conversaciones, que están siendo llevadas adelante por abogados, ya surgieron propuestas concretas”, precisó, y clarificó: "Hoy la ley no es compatible con algunos aspectos contractuales que está pidiendo Pfizer”.