Intendentes y funcionarios del Frente de Todos mantuvieron un encuentro este martes en La Plata, y de ese cónclave del Partido Justicialista surgió la directiva de avanzar con el pedido de suspensión de las PASO para el año que viene. 

Hubo cuatro oradores por ese tema y las voces fueron coincidentes: el espíritu de las Primarias correspondía a otro contexto político y económico; por eso apoyaron una suspensión. 

Sin embargo, el presidente del partido Máximo Kirchner enfrió el tema y marcó que “hay compañeros a favor y otros en contra”, y que deberá seguir debatiéndose en los próximos días.

Acaso por primera vez el tema prendió en una reunión formal de uno de los partidos centrales que hacen al Frente de Todos. El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat e intendente en uso de licencia de Avellaneda, Jorge Ferraresi; el ministro de Desarrollo Social bonaerense y uno de los voceros de La Cámpora, Andrés Cuervo Larroque; la ex ministra de Gobierno bonaerense y actual titular de la bancada del FdT en el Senado bonaerense, Teresa García y el ex diputado provincial y consejero del partido por la Octava sección electoral, Gabriel Bruera, plantearon el tema en la mesa que tuvo a Kirchner en el centro, escoltado por las vicepresidentas del partido: la vicegobernadora Verónica Magario y la intendente de Moreno, Mariel Fernández.

El argumento es conocido y en lo formal va por dos carriles: por un lado la situación económica y el plan de ahorro que implicaría la suspensión de las Primarias; en este caso en la provincia de Buenos Aires. Por el otro, la lejanía que tienen actualmente las PASO -para el peronismo- del espíritu con el que fueron creados. Básicamente, una herramienta que el oficialismo no usa y cuya última gran experiencia fue la PASO a gobernador en 2015 entre las fórmulas Aníbal Fernández-Martín Sabbatella contra Julián Domínguez-Fernando Espinoza. Aquel proceso dejó más heridos que lo esperado y la derrota del peronismo a manos de María Eugenia Vidal.

“Lo que hay que hacer es fortalecer a los partidos políticos y que sean los partidos quienes resuelvan las candidaturas”, fue uno de los planteos que se hizo al resto de los consejeros, según pudo reconstruir Infobae. El mismo orador aseguró que la Ley PASO que fue creada hace 13 años quedó desfasada el contexto actual de los partidos políticos.

Kirchner, escuchó los planteos y aseguró que el tema “está en debate”, pero que aún resta seguir trabajando en esa instancia antes de dar una posición en nombre del partido. “El 90% de los estuvimos adentro coincidimos con que hay que suspenderlas”, le dijo a Infobae un consejero del partido con presencia territorial en el conurbano.

Como venía dando cuenta este medio, hay algunos casos en el que las Primarias podrían ordenar la situación de los distritos. Pero también, con un dejo de pesimismo por la situación económica y la apatía política reinante en la sociedad, ya hay algunos dirigentes dentro del FdT que no tienen tantas intenciones de ser candidatos en sus distritos, a sabiendas de que el resultado puede ser adverso producto de la coyuntura nacional.

En los próximos días seguirá la ronda de reuniones -de carácter más informal- por este tema dentro del PJ bonaerense. Kirchner dijo que hay compañeros que no están de acuerdo con suspender las PASO. Un mensaje que se interpretó como un operativo de contención interna. Es que así como algunas precandidaturas ya se piensan dos veces antes de subirse a la campaña, en otros distritos no hay asoma un marco de unidad y si bien el presidente del PJ bonaerense será uno de los que esté a cargo del armado de listas en la provincia de Buenos Aires, como viene ocurriendo desde hace algunas elecciones, buscará tener la mayor amplitud posible.

Uno de los que avisó que no está a favor de suspender las PASO es el intendente de José C. Paz, Mario Ishii. El jefe comunal, a quién el presidente Alberto Fernández suele escuchar con asiduidad, dijo días atrás que “después de perder una elección, es un error y una ingenuidad política sacar las PASO”. El peronista abrió una Primaria para concejales en la elección legislativa del año pasado en su distrito con cinco candidatos y le terminó sacando 30 puntos a Cambiemos.

Hay también algunos casos como los movimientos sociales que buscan dar pelea territoriales. El Movimiento Evita es uno de ellos y ya avisó que buscará la interna nada más y nada menos que el municipio de La Matanza, para intentar desafiar el poder territorial de Fernando Espinoza. La postulante es la diputada provincial del FdT, Patricia Cubría. El caso testigo que ofrece el Evita para sostener las Primarias fue la elección en 2019 en el municipio de Moreno. Allí hubo una PASO donde terminó imponiéndose la hoy intendenta Mariel Fernández. Fernández es la vicepresidenta del PJ bonaerense. “Ella ganó con las PASO, pero ya está. Ahora es intendenta”, sugirió otro intendente del conurbano peronista.

Pero para suspender las PASO, más allá de los posicionamientos políticos que pudiera hacer el PJ bonaerense, lo que se necesita son votos en el Congreso y, para el caso de la provincia de Buenos Aires, en la Legislatura bonaerense, donde sin el acuerdo de la oposición todo tipo de estrategia en la ingeniería electoral 2023 se desvanece. Hoy por hoy el oficialismo no tiene en la provincia de Buenos Aires las manos necesarias para sacar el tema solo con su voluntad política. En el actual contexto político las primarias son -sobre todo- un ordenador de Juntos.

Con información de Infobae

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!