Elecciones: horas decisivas y posible cumbre con Di Pierro y Linares

Incertidumbre del oficialismo en Legislatura ante la embestida de la oposición. El armado del 2019 se ganó enemigos adentro de la tropa propia de Arcioni. Los diputados "operables" si se debe forzar una votación. Y la cumbre Di Pierro-Linares que puede aclarar el panorama.

Los decretos firmados por el gobernador Mariano Arcioni convocando a elecciones para renovar autoridades provinciales 5 meses antes que los comicios nacionales, aceleraron los tiempos de la política chubutense y por estas horas el panorama es de absoluta incertidumbre: todo parece posible en esta especie de rompecabezas que es hoy el entramado político que forman el arcionismo y el justicialismo, con piezas que pueden encajar por igual en cada uno de los sectores y que, según algunos, podrían terminar calzando todas juntas en una misma figura.

En la Legislatura, luego del abrupto desplazamiento de Roddy Ingram de la vicepresidencia primera y de la sanción de las leyes que buscan voltear la convocatoria del gobernador a elecciones, el bloque oficialista vive horas críticas. A la sorpresa inicial por una movida que no vieron venir y a la que además del FPV y el mackarthysmo, se sumó el bloque de Cambiemos, le siguió una especie de ataque de pánico. Nada parece seguro en estos momentos en el bloque del Chusoto, a tal punto que ni siquiera se animan a afirmar cuáles son los votos propios garantizados.

Varios de los integrantes que hablaron con esta bancada coincidieron en que además de la pérdida del petrolero Mario Mansilla, quien anunció su vuelta al PJ distanciado de un frente electoral que tiene como referente a su archienemigo Jorge “Loma” Ávila, el éxodo puede ser aún mayor por un error de estrategia. Le apuntan al “armador” del gran acuerdo electoral en torno a Arcioni, Rafael Cambareri, a quien responsabilizan por tener la mira puesta en atraer otras figuras a la propuesta oficialista para 2019 y haber “ninguneado” a los actuales diputados, quienes sienten que no son tenidos en cuenta para repetir mandato porque nadie los ha llamado, mientras se enteran de que hay ofertas de lugares para las futuras listas.

Ni siquiera sabemos si contamos con los 7 votos propios”, reconoció a ADNSUR uno de los operadores del arcionismo, tal es el grado de incertidumbre que se vive. De este modo, admitió que varios de los diputados/as del Chusoto parecen haberse plantado justo en el momento en que más se los necesita, cuando pueden hacer falta un mínimo de 12 votos para frenar la embestida de la oposición que con una mayoría especial de dos tercios podría insistir con las leyes electorales ante lo que seguramente serán dos vetos del Ejecutivo.

Elecciones: horas decisivas y posible cumbre con Di Pierro y Linares

LOS NEGOCIABLES

A esta incertidumbre de los votos propios, hay que sumarle la falta de certeza respecto a votos “aliados” que se creían amigos, pero con este panorama, pueden convertirse en árbitros de la situación. Quizás el más seguro podría considerarse el de Carlos Gómez, diputado que responde directamente al mandato de “Loma” Ávila, lo que sería una especie de enroque petrolero con el voto perdido de Mansilla. Pero muchas veces está ausente en las sesiones más trascendentes, como ocurrió el jueves pasado.

Otra legisladora que hasta aquí viene votando con el oficialismo y que también lo hizo la semana pasada por la discusión electoral, es la cordillerana Cecilia Torres Otarola, quien se abrió del FPV para formar un bloque unipersonal, pero que no termina de romper vínculos con el PJ y el sector de Carlos Linares. La diputada de Trevelin mantiene una buena relación con el ministro Federico Massoni, y si bien es “paraoficialista”, su voto no es una garantía.

Es particular el caso de Viviana Navarro, diputada comodorense que mantiene buenos vínculos con Di Pierro y Linares y que en los últimos meses había “bancado” propuestas del gobierno contra la postura de su colega Gabriela Dufour, con quien mantiene una fuerte disputa. Quienes la conocen dicen que más allá de su simpatía por Arcioni, su límite fue el perjuicio electoral al PJ, por lo que la semana pasada votó con la mayoría “anti-gobierno”. Con la legisladora los operadores del oficialismo pueden hablar, pero tiene una postura muy firme por este tema.

Y el lugar de privilegio hoy es el los diputados del bloque Convergencia, Alfredo Di Filippo y Sergio Brúscoli. Ambos estuvieron ausentes en las dos sesiones pasadas y están a la expectativa, a sabiendas de que su postura puede llegar a ser decisiva. Di Filippo, viejo zorro de la política capitalina, ha hecho sufrir a Arcioni en varias ocasiones, pero terminó apoyando y dando el voto clave en casos como el Pacto Fiscal y la ampliación presupuestaria. Tiene buena relación con Ricardo Sastre y con Arcioni ha tenido idas y vueltas. “Lo voy a definir cuando yo quiera, no le debo nada a nadie” se lo oyó decir en los pasillos legislativos. En tanto Brúscoli responde también a quien lo ubicó como diputado, nada menos que el “Tano” Di Pierro. Hay quienes recuerdan que en la sesión en la que sus dos referentes -Di Filippo y Di Pierro- tuvieron posturas disímiles, Brúscoli terminó “internado” en el Hospital Santa Teresita de Rawson, y no asistió a la sesión.

Elecciones: horas decisivas y posible cumbre con Di Pierro y Linares

CUMBRE COMODORENSE

Hay quienes sostienen que buena parte de la solución de este rompecabezas podría darse esta semana en una reunión clave que sería en principio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde van a confluir por distintas cuestiones el gobernador Mariano Arcioni, el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, y el director regional de YPF, Néstor Di Pierro. Fuentes cercanas a los tres dirigentes reconocieron a esta columna de ADNSUR que hay muchas expectativas por estos encuentros que podrían definir por sí o por no la candidatura a gobernador de Linares, y el nombre del candidato oficialista a la intendencia de Comodoro Rivadavia.

Para poner las cosas en claro, Di Pierro es uno de los principales impulsores de una candidatura de Arcioni en un gran frente electoral que incluya al PJ, con la mayor cantidad de figuras adentro, para asegurarse un triunfo frente al gran enemigo que es Cambiemos. Linares está dispuesto a charlar esa posibilidad, mientras sufre presiones de su tropa para lanzarse como candidato a gobernador por el PJ como única figura que puede enfrentarse a Menna y a Arcioni.

Pero uno de los principales escollos de este acuerdo es el nombre del candidato a la intendencia en Comodoro: el principal referente sindical de Arcioni, “Loma” Ávila, lo quiere a Martín Buzzi, y de hecho ya lo ha postulado en forma pública. Pero ese nombre es “indigerible” para Di Pierro y Linares, quienes impulsan en cambio a Juan Pablo Luque como sucesor “natural” del proyecto del PJ que hoy gobierna la ciudad.

“En esa reunión se van a tomar un montón de definiciones que va a tratar luego el Congreso del PJ el 1º de diciembre”, confió a este encuentro una de las mujeres mejor informadas sobre el asunto. Sabido es que la conformación de frentes electorales y el levantamiento de sanciones son dos de los puntos centrales de ese encuentro peronista que se hará en la ciudad petrolera. ¿Podrán Linares y Di Pierro llegar a un acuerdo y luego poner condiciones a Arcioni? Si esto no es así, la tropa peronista de la zona sur casi que le exige a Linares que lance de una vez su candidatura a la gobernación y la de Luque a la intendencia.

Elecciones: horas decisivas y posible cumbre con Di Pierro y Linares

Si Arcioni logra cerrar ese trato, vería allanado en gran parte su camino, aunque nadie imagina cómo haría para ubicar a tanta dirigencia del Chusoto y del PJ en las listas con tan pocos lugares disponibles. Si por el contrario la reunión no llega a buen puerto, el panorama provincial quedaría más claro, ya con Linares en carrera para 2019 en una posible interna con Gustavo Mac Karthy, y con Buzzi como posible candidato del arcionismo. Si esto se define así, será el mejor escenario para Menna y Cambiemos, ya que volverían a repetirse la tres opciones de 2017.

Mientras tanto, el gobernador tiene que resolver la cuestión de la fecha de las elecciones. Recién este lunes el nuevo presidente de la Legislatura, José Grazzini, le envió al Ejecutivo las leyes que derogan la convocatoria y fijan el llamado para agosto. Arcioni tendrá diez días para vetar ambas cuestiones, pero luego tiene un recurso: demorar la comunicación de los vetos a la Cámara hasta que empiece el receso, o a la espera de que las piezas se sigan acomodando. El tiempo, por ahora, le daría un margen a su favor.