BUENOS AIRES - Con varios enfrentamientos entre el oficialismo y la oposición, el Senado aprobó el proyecto de moratoria ampliada con 41 votos a favor y 28 en contra. El régimen permite la regularización de deudas impositivas, aduaneras y previsionales, ampliando los contribuyentes que se encuentran en la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.

De este modo, con la aprobación de la moratoria ampliada se incluyen todas las personas humanas y jurídicas, esto es, pymes, monotributistas, trabajadores autónomos, cooperativas, asociaciones civiles sin fines de lucro, clubes de barrio y también grandes empresas.

Según indicó Carlos Caserío “Esta moratoria tiene un cambio muy significativo, se amplía el universo de sujetos a beneficiarse, en este caso serían las grandes empresas, esto es razonable porque están pasando grandes dificultades. Va a ser muy ventajosa para las empresas y los ciudadanos. También va a servir para aliviar las arcas del Estado y darle la posibilidad a los contribuyentes para ponerse al día”.

Contrariamente a Caserío, Esteban Bullrich consideró que “el premio a los buenos cumplidores debe ser algo permanente en los proyectos de moratoria tributaria, creemos que este proyecto se queda a mitad de camino, es algo parcial. No entendemos la discriminación entre pequeñas y grandes empresas que hace el proyecto. Eso va a generar un problema legal porque la igualdad ante la ley prima en la Argentina. Lo mismo pasa con otras leyes donde se discrimina al empresario que crece”.

Principales puntos de la ley

La norma ofrece planes de pago de hasta 60 cuotas para las obligaciones correspondientes a la seguridad social; y hasta 120 cuotas para las obligaciones tributarias y aduaneras, con una tasa de interés fija del 2% mensual hasta enero de 2021.

Los principales puntos de conflicto fueron los artículos 11 y 13, donde se permite el ingreso a la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva aprobada en diciembre de 2019 a empresas en quiebra.