A tres semanas de haber asumido como nuevo gobernador de Chubut, Ignacio Torres aún transita la etapa de diagnóstico de la herencia recibida, con una mezcla entre un todavía candidato en campaña y un novel mandatario que empieza a mostrar los primeros atisbos de su impronta, con anuncios de medidas cuyo resultado se verá con el paso del tiempo.

Lo que está claro es que, con sus titulares mediáticos sumados a sus primeros decretos y leyes, busca mostrar un gobierno austero y transparente, al tiempo que en paralelo tiene el desafío de desactivar el embrollo financiero de deudas recibidas que comprometen la disponibilidad de fondos del día a día para atender las demandas más urgentes.

Un primer balance positivo que tiene para mostrar, es que su “músculo legislativo” arrancó funcionando a pleno: su bloque mayoritario -flojo de discurso pero con manos seguras- logró sacarle todas las leyes necesarias y darle las herramientas para empezar a gobernar.

Da la sensación de que ese respaldo lo tendrá por mucho tiempo, y encara una sesión extraordinaria en enero con temas pendientes fuertes: obra pública, ISSyS y especialmente, educación.

El verano que se avecina será para el nuevo gobernador su gran desafío, porque la educación es el nudo gordiano de Chubut, el punto de quiebre que quien logre cortar logrará salir exitoso o caso contrario, estará obligado a repetir experiencias fracasadas: todo dependerá del inicio normal de clases en el mes de marzo.

Ministro del Interior Guillermo Francos.
Ministro del Interior Guillermo Francos.

Mientras tanto, Torres apuesta a la figura de Guillermo Francos, el experimentado Ministro del Interior de Javier Milei, como nexo para destrabar las medidas más urgentes que aporten oxígeno a su gestión: el primer paso son las deudas del Fondo Fiduciario y de Anses, donde -según declaró a Canal 12- existiría un compromiso de palabra de hacer compensaciones para aliviar los vencimientos de Chubut, la provincia más endeudada en esta materia.

Musculo legislativo

El término “músculo legislativo” es muy utilizado por Torres al hablar de la fuerza que los legisladores nacionales de cada provincia pueden hacer en el Congreso ante el gobierno de Javier Milei. En este caso, sirve para graficar el poderío mostrado por su bloque en la Legislatura de Chubut.

La mayoría de 16 le viene funcionando de manera impecable al gobierno, y hasta el momento el bloque ha mostrado cohesión, unidad, y total adoctrinamiento. Quizás el fuerte no sea lo discursivo, donde hasta ahora los diputados “nachistas” no se han lucido con sus intervenciones y argumentaciones.

Bloque oficialista en la Legislatura, capitaneado por Daniel Hollman.
Bloque oficialista en la Legislatura, capitaneado por Daniel Hollman.

Si se analizan los debates generados en las primeras cuatro sesiones -sábado 9, jueves 14, jueves 21 y miércoles 27- los diputados de Arriba Chubut con Juan Pais y Emanuel Coliñir como abanderados, más el punzante Santiago Vasconcelos desde el Frente de Izquierda, han puesto en aprietos al oficialismo.

El principal cuestionamiento al bloque de la mayoría es que se muestran como la “escribanía” que sólo da visos de legalidad al Ejecutivo sin tener criterio propio, y con el agravante de “delegar facultades” al gobernador con el peligro de la concentración de poder en una sola persona.

Emanuel Coliñir habla; detrás, Vanesa Abril y Gustavo Fita, todos de Arriba Chubut.
Emanuel Coliñir habla; detrás, Vanesa Abril y Gustavo Fita, todos de Arriba Chubut.

Las respuestas han sido tibias, pero las manos se mostraron firmes. Todos los proyectos del gobierno lograron los 16 votos propios, más los votos del Pich en varias leyes y hasta incluso el apoyo de Arriba Chubut en otros casos, como la Ley de Emergencia.

En los primeros días de su gobierno, a diferencia de lo que le pasó a su tres antecesores -Buzzi, Das Neves y Arcioni- Ignacio Torres no tiene que preocuparse por la Cámara de Diputados. Sabe que allí cuenta con los votos que necesite, y lo demostró en leyes clave como la autorización para el nuevo endeudamiento, la Ley de Ministerios, y la Ley de Emergencia.

Primeros gestos

En tres semanas Torres se mostró muy activo, haciendo base especialmente en Rawson y Comodoro Rivadavia. Fue todo un acontecimiento su encuentro en la zona sur con intendentes de todos los municipios, porque allí -con más contenido incluso que en su discurso inaugural- anunció una batería de medidas de todo tipo.

Torres desafió a los jefes comunales a jugar una tabla de posiciones de los que mejor hagan los deberes, y los comprometió a firmar la ley de emergencia y aplicar las mismas medidas en sus localidades. Su objetivo es unificar criterios en materia impositiva, para que no haya competencia desleal en las tasas municipales.

Torres encabezó un encuentro con intendentes en Comodoro y anunció una batería de medidas.
Torres encabezó un encuentro con intendentes en Comodoro y anunció una batería de medidas.

Pero además de describir la “bomba financiera” que ya hemos analizado en varias ocasiones, Torres tiró sobre la mesa anuncios que desde la oposición califican como “tribuneros” y con contenido “demagógico”, porque no mueven la aguja. Hablamos de donar su sueldo de gobernador el primer año, presionar a la Legislatura a donar sus vehículos y hacerles pagar alquiler a los diputados.

También planteó achicar la planta de cargos políticos, algo que quizás no logró con el armado del gabinete, ya que con 8 ministerios y 10 secretarías la estructura no es menor a la que estaba, pero que busca hacerlo efectivo en los cargos hacia abajo con recortes de subsecretarías y direcciones generales.

Un dato clave, fue su anuncio de recortar las asesorías de gabinete, bajando un 90 % el total de designaciones de personas vinculadas a la “casta” que nadie sabe qué función cumplen. De mantenerse a lo largo del tiempo, realmente sería todo un gesto novedoso, porque los asesores históricamente han sido un “aguantadero”.

Las asesorías de gabinete han servido para retener a figurones que viven de la política: ex dirigentes o funcionarios renunciados a los que se les paga un sueldo por no hacer nada y con el fin de que no hagan líos o internas. Todos los gobernadores han cedido a esta tentación, por lo que -si Torres logra revertirlo- sería un acierto. 

Para el gobernador, son gestos de austeridad que la población está esperando de la clase política. Incluso su idea de bajar el número de miembros del Superior Tribunal a cinco, la argumenta en ese sentido. Así como la intervención del ISSyS para hacer una auditoría ante una serie de gastos y uso de fondos de los jubilados que entiende “poco claros”.

Y la frutilla del postre busca darla el año que viene con la enmienda constitucional para eliminar de la Constitución los artículos de los fueros para toda la dirigencia, tanto política como judicial, legislativa y gremial. El mensaje a la población será que no debe haber privilegios ni protección para nadie. Deberá ser luego plebiscitada por los chubutenses en la elección de 2021 para que quede firme.

Transparencia

La pretendida transparencia va también en el sentido de los gestos: Torres busca diferenciarse de las anteriores gestiones en mostrar una gestión “abierta”. Es todo un desafío, porque puede tener buenas ideas en su cabeza, pero en el medio hay un “sistema” que funciona de determinada manera hace décadas y que es difícil revertir.

Buscará hacerlo con un nuevo orden de contrataciones en la obra pública que hemos anticipado en nuestra columna anterior, así como también con una nueva agencia de recaudación para optimizar los ingresos, y con una página web que muestre toda la información del funcionamiento del Estado que hoy no está disponible.

Torres anunció la ley de transparencia en la obra pública desde los escombros de la destruida Casa de Gobierno.
Torres anunció la ley de transparencia en la obra pública desde los escombros de la destruida Casa de Gobierno.

El nuevo mandatario insiste de manera permanente con las auditorías de corte, para las que incluso contratará a empresas privadas a revisar los números. Al referirse al instituto y a determinadas obras, habló de “choreo” en un lenguaje popular que hace recordar a la figura de Mario Das Neves.

En la presentación en Comodoro, uso el término “al pedo” para hablar de medidas que deben ser eliminadas. Torres es un hábil declarante y busca llegar con su mensaje al vecino de a pie. Habrá que ver si luego hay denuncias judiciales que respalden sus declaraciones, o quedan en títulos periodísticos.

Por ejemplo, las sospechas que desliza en el otorgamiento de permisos de pesca, deberán ser demostradas en sede judicial, ante empresarios de mucho poder que tienen los mejores estudios de abogados. Será una pelea dura para lograr esos 7 millones de dólares que pretende utilizar para la construcción de escuelas.

Se trata de titulares mediáticos que pueden tener un impacto inmediato, de “cambio de aire”, pero cuyo efecto no será eterno. En definitiva, a un gobierno la gente lo juzgará por las cuestiones de fondo: si paga los sueldos en tiempo y forma, si presta los servicios de educación, salud y seguridad con garantías de calidad, y si logra realizar las obras demandadas por la comunidad.

El gran desafío  

Seguramente esto último Torres debe tenerlo claro. Sabe que podrá meter muchos titulares con denuncias de falta de transparencia y nuevas leyes de ordenamiento, pero la gente que lo votó lo escuchó decir en campaña que va a solucionar el problema de la falta de clases y ese será su gran desafío.

El nuevo gobierno ya viene sondeando a los gremios docentes, y empezando a poner sobre la mesa la nueva propuesta salarial que se baraja para marzo. Se encuentra con la herencia de salarios atrasados desde 2021 y la dirigencia sindical ahora va a querer además empatar la devaluación y la altísima inflación de diciembre, enero y febrero.

Torres afirma que la negociación va a ser con los números arriba de la mesa, pero la experiencia demuestra que ese argumento no ha sido de ayuda en los últimos años. A los dirigentes docentes no les ha alcanzado el “no hay plata” popularizado ahora por Milei pero argumentado por la gestión Arcioni en los tiempos recientes.

Deberá hacer una oferta salarial razonable, y para eso, Torres confirmó un anticipo de esta columna: se va a proponer un adicional remunerativo, que también cobrarán los jubilados, con el cual se premiará al docente que de clases y además se capacite. 

Los gremios ya advierten que no van a permitir el regreso del “presentismo”, aunque el gobierno ya avanza con pasos concretos, como ocurrió con la Ley de Emergencia, que declaró como servicio esencial a las escuelas con comedores, que deberán abrir de manera obligatoria.

Ahora se buscará una ley, que quizás pueda tratarse en sesión extraordinaria en el verano, para establecer los nuevos criterios de “premios” a los docentes, que seguramente tendrán aval del bloque de Despierta Chubut. Previamente el gobierno pretende que esté consensuada con la mayoría de los gremios, aunque no parece viable que Atech la convalide.

El inicio normal de clases es el gran objetivo a cumplir.
El inicio normal de clases es el gran objetivo a cumplir.

El de la educación es el debate que se viene, y es la pelea que más le interesa al gobierno. Buena parte del capital político se pondrá en juego en esa negociación salarial, que además será un parámetro para el resto de los sectores que están esperando urgente la primera paritaria con la nueva gestión, y que -hasta ahora- sólo vieron decretos de bajas, suspensión de ingresos y tope a las asignaciones familiares.

La gestión de Torres todavía disfruta de una “luna de miel” que va a durar hasta el receso de verano. En enero, además de pagar los sueldos, deberá afrontar un enorme vencimiento de 34 millones de dólares del Bocade; y ya febrero será el mes donde el gobierno deberá salir a la cancha en serio a mostrar si tiene la experiencia y las herramientas para conducir una provincia muy compleja. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!
¡Sumate acá 👇🔗!
Recibí alertas y la info más importante en tu celular

El boletín diario de noticias y la data urgente que tenés que conocer