COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Desde la conducción de la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia se elaboró un pedido ante legisladores nacionales que representan a la provincia de Chubut en el Congreso de la Nación, a fin de que promuevan medidas tendientes a atender la situación de emergencia en que quedaron sumidos distintos campos de la región, afectando la producción no sólo de este sector en particular, sino de casi todos los ámbitos económicos en general.

Si bien no hay todavía un diagnóstico final sobre los daños causados, a raíz de la imposibilidad de acceder a la mayor parte de los campos de la zona debido a la destrucción o desaparición de caminos, los representantes del sector no dudan de que la pérdida de animales y la destrucción de instalaciones será muy difícil de sobrellevar para muchos productores agropecuarios.

“El gran problema es que todavía ni siquiera tenemos acceso –resumió Juan José Anglesio, vicepresidente de la comisión directiva-, para establecer el detalle del nivel de destrucción que ha provocado este temporal. En algunos campos de la provincia el agua caída ha sido de 600 milímetros en 10 días, como en la zona de Salamanca, cuando en realidad el promedio anual de esas áreas no llega a 200 milímetros. El agua ha destruido galpones, ha causado destrozos en instalaciones de manejo de animales y hasta se ha llevado tractores, pero hasta que no podamos juntar los animales, en algunos meses más, va a ser difícil establecer el diagnóstico final del impacto, pero de lo que no hay dudas es que ha sido gravísimo”.

EMERGENCIA

Para sumar un ejemplo, mencionó el caso de un productor que habría perdido alrededor del 80 por ciento de sus animales, en función de las primeras estimaciones que podrían hacerse tras los recorridos aéreos por distintas zonas. Desde Sarmiento, por ejemplo, el intendente Britapaja había mencionado días atrás la situación de un productor que perdió entre 300 y 500 ovejas con la repentina crecida del lago Colhue Huapi, que se encontraba totalmente seco hasta antes del 29 de marzo.

Entre las medidas solicitadas a los representantes del Congreso, se destacan: La prórroga del plazo de presentación de adhesión a la moratoria establecida por ley 27.260, en un plazo de 30 días; Suspensión y diferimiento del pago de aportes y contribuciones con destino a la seguridad social, por un plazo de 6 meses y posibilitando que dicho importe sea cancelado en un plazo de 48 cuotas, a partir del vencimiento de esos seis meses. Y asistencia financiera especial para los productores de bienes y servicios comprendidos en la zona en situación de desastre, con tasas preferenciales y plazo de gracia.

“El ciclo productivo de este año debería comenzar en un plazo de 20 a 30 días –reseñó Anglesio-, con la encarnerada y todas las actividades que tienen que hacerse en esta época, pero si no podemos llegar a los campos, se va a perder todo este ciclo; hemos estado en contacto en el ministro de Producción, Pablo Mamet, quien comprometió que además de máquinas de Vialidad Provincial, va a gestionar ante Vialidad Nacional para ver la posibilidad de reforzar con equipos de esa repartición.

Nosotros no estamos pidiendo caminos nuevos, sino que se puedan reconstruir los caminos que existían antes, para ingresar a verificar los daños y poder iniciar las actividades propias de esta parte del año”.

Según la nota dirigida a legisladores nacionales, de no poder ingresar a los campos, “tendremos un año sin producción, lo que implicará una pérdida importante al sector, con la posible quiebra de muchos establecimientos”.
TAJAMARES DESTRUIDOS
Hasta ahora no se pudo establecer el total de campos afectados, pero no hay dudas de que los percances son mayúsculos.Para la ex presidente de la Rural y en su carácter de productora, Digna Hernando, las dificultades que afrontará el sector son múltiples; se refirió también que la destrucción de caminos impide verificar el estado en que se encuentran muchos campos. “Además de la lluvia, ha habido un metro de nieve en Río Mayo, cuando en realidad históricamente las nevadas no empezaban antes del 20 de mayo; hablábamos con gente que hace el transporte de hacienda y nos decía que desde Río Mayo para acá no se puede entrar a ningún campo”.

Entre los perjuicios comentados por productores, se indicó la situación de aquellos campos que habían realizado tajamares (excavaciones para preservar agua de lluvias), con grandes inversiones que ante la magnitud del temporal quedaron totalmente destruidos.


“Va a llevar mucho tiempo poder ingresar, porque las máquinas viales lógicamente están afectadas al área urbana, atendiendo las emergencias que se presentan en la ciudad”, admitió Hernando, quien también refirió que esta situación viene a sumarse a los inconvenientes de la producción rural, que tiene como indicadores un aumento del abandono de campos en la provincia de Chubut.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!