RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - El intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso fue visto el martes en un video el mismo día en el que le dieron el alta en el Hospital Regional.

Allí se mostró junto a algunos de sus funcionarios y personal municipal, en el marco de la apertura de sobres para la compra de un equipo desobstructor Hidrojet, que será utilizado para prevenir desbordes cloacales.

El intendente retomó sus funciones en su totalidad y está de buen humor, aunque las recomendaciones médicas fueron que no asumiera situaciones de estrés, informó La Opinión Austral. 

Quienes lo conocen, saben que esto último va a ser difícil, sobre todo porque tiene varios frentes abiertos, entre ellos el acuerdo paritario con el gremio que lidera Pedro Mansilla, que rechazó el ofrecimiento salarial, y la situación judicial de la empresa de transporte urbano de pasajeros, Maxia, que está en una suerte de stand by.