CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El ministro de Trabajo de la Nación, Claudio Moroni, intervino este viernes en el conflicto conflicto de Sanidad y dictó la conciliación obligatoria que obliga a las partes a negociar durante 15 días.

Además, en una medida que busca frenar los paros en un contexto de crecida de casos durante la pandemia de coronavirus, el funcionario citó a empresarios y sindicalistas a una primera audiencia pactada para el próximo martes a las 11 de la mañana.

Conocida la decisión ministerial, la Federación de Trabajadores de la Sanidad (FATSA) deberá desistir de los paros anunciados en las últimas horas, los cuales tendrían una vigencia de tres horas diarias para visibilizar el reclamo salarial para este 2021.

El mismo, cabe destacar, afectaba tanto a clínicas, sanatorios, hospitales privados, laboratorios y geriátricos, y tuvo su inicio este viernes con la amenaza de realizarlos semanalmente en caso de no obtener una respuesta.

“Hay que encontrar salidas, no queremos ir a una medida de fuerza, pero ¿hasta cuándo vamos a esperar? Esto se da en un año donde las consecuencias sanitarias son complejas, con el personal cansado, abatido y encima que no le alcanza la plata para llegar a fin de mes”, había afirmado al respecto el titular de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) Buenos Aires, Héctor Daer.

Sin embargo, desde las cámaras de sector afirman que es imposible cumplir con un aumento salarial dado “el desmedido aumento de costos sufridos durante el 2020, potenciados con el advenimiento de la pandemia, sumado al retraso en los valores de las prestaciones por parte de todo el sector financiador”.

Si bien ambas partes se habían reunido el pasado lunes en el Ministerio de Trabajo, no pudieron llegar a un acuerdo dado que el sector gremial reclamaba un aumento del 16% en una sola cuota a partir de abril, algo que chocaba con la postura empresaria que reclamaba por “la preocupante situación del sector prestador, seriamente afectado por la falta de recursos necesarios para afrontar futuros aumentos salariales correspondientes a la cláusula gatillo 2020 y a los incrementos de 2021″.