RAWSON (ADNSUR) - Uno de los puntos del discurso del gobernador Mariano Arcioni en su mensaje de apertura de sesiones en la Legislatura el último lunes, fue que la provincia del Chubut tiene los haberes jubilatorios más altos del país, con un promedio de $ 85 mil por agente del sector pasivo. El asunto -que no suele ser común en un discurso de este tipo- no pasó desapercibido en un momento en el que tanto se discute sobre la diferencia entre la ingresos a las arcas chubutenses y los sueldos que perciben los empleados estatales.

Y por supuesto que no se trató de un dato casual: el Gobierno pretende poner de relieve que los jubilados de Chubut son los mejores pagos del país, y que la caja de jubilaciones está al borde del colapso, con un déficit que ya supera los 400 millones anuales.

Días atrás, ADNSUR brindó un detallado análisis del último balance oficial publicado por el ISSyS, en el que se daba cuenta del desfasaje entre lo que aportan los trabajadores activos y lo que hay que pagar todos los meses como masa de haberes jubilatorios.

Esta preocupación está presente hoy en las reuniones entre el Gobierno y algunos gremios estatales que representan a trabajadores de menores ingresos, quienes plantearon a los funcionarios que busquen una alternativa a lo que consideran es una "injusticia", ya que -según habría expresado algún sindicalista- hace falta el aporte de 80 auxiliares de educación para pagar una sola jubilación de un ex juez.

El Gobierno analiza impulsar una ley que ponga un tope de $ 150 mil a las futuras jubilaciones provinciales

Ante el planteo de estos sindicatos de trabajadores estatales de ingresos medios y bajos, en el Gobierno ya comenzó a hablarse de una opción, que podría acelerarse si se convierte en ley en el Congreso el límite a las jubilaciones de privilegio de magistrados y diplomáticos, que hoy tiene media sanción de la Cámara de Diputados.

ADNSUR consultó a diversas fuentes del Ejecutivo, así como a legisladores del oficialismo y a dirigentes gremiales, y todos coinciden en que aquí en la provincia habría que poner algún límite, que no sería a algún sector, sino a todas las jubilaciones ordinarias.

Hasta el momento, la idea que parece más cercana a lo posible -aunque aún necesita tiempo para ser pulida-, es la de poner un "tope jubilatorio", es decir, un monto máximo a pagar por agente pasivo, que en principio sería de 150 mil pesos.

DATOS OFICIALES

De acuerdo a datos oficiales del mes de enero, de los 17.830 jubilados provinciales, hay 1.076 que cobran en el cuarto rango, superior a los 150 mil pesos. La mayor cantidad de pasivos -unos 7.879- están dentro del tercer rango (entre 65 mil y 150 mil), mientras que hay 5.309 jubilados en el segundo rango y 3.566 en el rango más bajo, de menos de 40 mil pesos.

Si bien estos datos se actualizarán en el próximo mes cuando se vuelquen los nuevos ingresos de las clausulas gatillo, es válido mencionar los siguientes datos aproximados: apenas el 6% de los jubilados perciben más de $ 150 mil, con un monto mensual de $240 millones, es decir: un 18% del total de los haberes que paga el ISSyS todos los meses, que ascienden a $ 1.369 millones.

En tanto que un 44% está en el tercer rango, con una masa de $742 millones (54% del total de la masa jubilatoria). La torta se completa con un 30% dentro del segundo rango de jubilados que cobran $ 275 millones en total (el 20% del monto mensual) y finalmente un 20% de jubilados en el rango más bajo, que se llevan apenas  $112 millones de pesos, esto es, el 8% del total de las jubilaciones.

Los números marcan que más de la mitad de los pasivos está dentro del tercer rango, y que apenas un 6% del rango más alto exige un costo de casi la quinta parte de la masa total, a la inversa que el rango más bajo, que tiene un quinto del total de jubilaciones pero que demandan una erogación que llega apenas al 8% de lo que se gasta.

El Gobierno analiza impulsar una ley que ponga un tope de $ 150 mil a las futuras jubilaciones provinciales

SECTORES AFECTADOS

Una vez repasadas las cifras oficiales para conocer de cuántos agentes se habla, entra a jugar otra cuestión: en qué sectores del estado están las mejores jubilaciones que podrían verse 'topeadas" de aquí en adelante, ya que no se puede aprobar una ley con efectos retroactivos que afecten derechos adquiridos.

Las fuentes consultadas mencionan entre las mejores jubilaciones claramente a las del Poder Judicial y Legislativo, y a los sectores de Servicios Públicos, Organismos de Control, Entes Descentralizados, y el Banco del Chubut. Es decir que de aplicarse este tope, en el Gobierno explican que casi no se verían afectadas las jubilaciones de docentes, policías, ni agentes de salud, los tres sectores que reúnen casi el 75% de los agentes públicos.

El tema está aún en el terreno del análisis de aquí a mitad de año, pero antes de impulsar efectivamente un proyecto de ley en la Legislatura, el Gobierno debería evaluar los "efectos colaterales" de su aplicación, que podrían traer aparejados el rechazo de los sectores de la Justicia sobre todo a nivel magistrados y funcionarios, de empleados legislativos y de empleados bancarios.

Pero en cambio, podría llegar a tener apoyo de la dirigencia de sindicatos como ATE o de los gremios docentes, si el argumento llega a ser el cuidado de una caja de jubilaciones que corre el riesgo de explotar y ser absorbida por la Nación.

En todo caso, el plan B que también se menciona por lo bajo, es que aquellos que pretendan una jubilación "privilegiada" estén dispuestos a un descuento mucho mayor en su vida activa, para dar alivio a las deficitarias cuentas del Issys.

La discusión ya se instaló a nivel nacional y hay fuertes debates como el de la provincia de Mendoza, donde el gobernador Rodolfo Suárez adelantó que piensa poner un límite a los sueldos del Poder Judicial. En Chubut, la cuestión aún se charla por lo bajo, pero en cualquier momento puede ser un tema de agenda.