CAPITAL FEDERAL - En una fuerte apuesta para retomar la iniciativa y asegurar la paz social, el presidente Mauricio Macri anunciará hoy un paquete de medidas dirigida a los sectores vulnerables. Confirmará el envío de un proyecto de ley al Congreso para reintegrar el IVA de la canasta básica a los más necesitados y extenderá la asignación universal por hijo (AUH) a los monotributistas de las escalas más bajas para comenzar un proceso de universalización.

La presentación, que contendrá otras medidas, será en el Centro de Jubilados Desojando Margaritas, en Montiel 968, en Capital Federal. Los anuncios buscarán recuperar el poder adquisitivo de los más castigados por el ajuste, la suba de tarifas y la inflación.

Según confió a LA NACION un ministro del Poder Ejecutivo, Macri aceleró este paquete luego de que en Nueva York la justicia confirmó la salida del default y el pago a los holdouts. El equipo económico considera que "ahora sí arrancará el crecimiento" por la llegada de financiamiento e inversiones.

Sin embargo, la Casa Rosada sabe que el impacto de esa reactivación será lento y que tendrá que convivir con algunos meses de inflación y estancamiento.

Por ello, tal como anticipó LA NACION el domingo último, se apurará un paquete de medidas sociales. Entre las medidas podrían incluirse también un aumento del seguro de desempleo de 400 a 3000 pesos, aunque un ministro señalaba anoche que eso podría quedar para más adelante.

Además, ayer en la Casa Rosada se hablaba también de la convocatoria al Consejo del Salario para acordar un aumento del 30% del salario mínimo vital y móvil, que hoy es de 6060 pesos. Pasaría a unos 7600 pesos. También podría otorgar un plus de 500 pesos por única vez a jubilados con el haber mínimo y para los beneficiarios de la AUH, como se dispuso en diciembre último.

La devolución del IVA en la compra de alimentos de la canasta básica estaría dirigida a los jubilados con haberes bajos, a beneficiarios de planes sociales, entre ellos, la AUH, y a empleadas domésticas. Sin embargo, los detalles estaban ayer guardados bajo siete llaves.

En las oficinas del jefe de Gabinete, Marcos Peña, había funcionarios que trabajaban en las carpetas que distribuirán a la prensa para evitar errores de comunicación como en anuncios recientes.

La instrumentación del reintegro del IVA podría ser mediante una tarjeta o mediante un sistema que apunte a extender la bancarización de los sectores que trabajan en la informalidad.

Por otra parte, la ampliación de la AUH tiene dos capítulos. Por un lado se extenderá a los monotributistas de las categorías más bajas y por otro se comenzó a hacer un esfuerzo de alcanzar a 1,5 millones de beneficiarios que hoy están en condiciones de percibirlo, pero no lo hacen por errores de información o de administración. Para ese objetivo global se dispondrá un crédito de 600 millones de dólares del Banco Mundial.

No se descarta, además, la actualización de otros beneficios, pensiones o planes sociales. Incluso algunos que están orientados a capacitar laboralmente a jóvenes.

Pero todavía no se reformarán estructuralmente esos programas de trabajo joven, aunque para los próximos tiempos se está trabajando en un ordenamiento e integración para unificar criterios y maximizar la salida laboral. "Eso queda para otro paquete", dijo a LA NACION un ministro.

En la carpeta del Gobierno, existe la idea de empalmar en el futuro la AUH con las asignaciones familiares que cobran los hijos de los trabajadores de los sectores formales de hasta 60.000 pesos. De ese modo, sólo quedarían fuera de la AUH los trabajadores autónomos.

Sin embargo, la Casa Rosada buscaría incluir a los autónomos y calzar la AUH con las asignaciones familiares tradicionales, en un plan similar al que proponía hace más de diez años la diputada Elisa Carrió, de la Coalición Cívica.

En la actualidad, 3,6 millones de niños perciben la AUH, unos dos millones de familias, con un haber por hijo de 966 pesos. En los anuncios de hoy, en principio, no está prevista una mejora de los montos ni de las asignaciones familiares, que aumentaron hace un mes.

Los anuncios de hoy complementarán a los que Macri hizo el martes último cuando en Quilmes presentó un plan de obras públicas de 150.000 millones en cuatro años, que buscará emplear a 100.000 trabajadores. Fuente: La Nación