Este primer escalón estuvo a cargo del directorio ejecutivo –compuesto por 24 personas de los países miembros del FMI y la directora gerente, Kristalina Georgieva–, que examinó los detalles específicos de la propuesta de emisión adicional de los derechos especiales de giro (DEG). Como suele ocurrir cuando una iniciativa ya llega al directorio, no hubo grandes controversias, ya que las discusiones más relevantes se dan previamente.

“El Directorio Ejecutivo del FMI ha debatido hoy una propuesta para una nueva asignación de 650.000 millones de dólares en DEG, la mayor emisión de la historia del FMI destinada a ayudar a sus miembros, especialmente a los más vulnerables, a superar la crisis de COVID-19. El debate del Directorio es un paso más en el proceso hacia una nueva asignación de DEG que esperamos que se complete a finales de agosto”, aseguró hoy el vocero del Fondo, Gerry Rice.

Así, habrá un informe que será elevado al Board of Governors –integrado por los ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales de los 190 países miembros del FMI– con la propuesta para aprobación. Una vez que eso suceda, si no hay objeciones o solicitudes de los miembros para nuevas reuniones o discusiones formales durante un período de un par de días, avanzará para su aprobación final.

Rice ya había dicho que esto ocurrirá entre julio y agosto. A partir de ese segundo paso, se abrirá un período que puede durar entre 45 y 90 días hasta que llegue este dinero a cada uno de los países. Rice señaló que “después, como siguiente paso, el director gerente preparará un informe para la Junta de Gobernadores con una propuesta de asignación general de los DEG para su aprobación por el Consejo Ejecutivo. Así que ese informe a la Junta de Gobernadores tendría que ser aprobado por el Consejo Ejecutivo, y esperamos que eso ocurra hacia mediados de julio”.

“Si el Consejo está de acuerdo, lo aprueba, entonces el director gerente enviará ese informe a nuestra Junta de Gobernadores y se pedirá a la Junta de Gobernadores que vote sobre ese informe. Así que, si todo esto se aprueba, incluida la aprobación final de la Junta de Gobernadores, la asignación se haría efectiva hacia finales de agosto”, precisó.

Por lo tanto, los esperados USD 4.300 millones llegarían a la Argentina entre septiembre y diciembre de este año. Cabe recordar que el Gobierno tiene que enfrentar dos vencimientos de capital con el FMI de unos USD 1.900 millones cada uno, en septiembre y diciembre, respectivamente.

Con esta decisión del board, el FMI dará a sus países miembros la mayor inyección de recursos de su historia para impulsar la liquidez mundial y ayudará a las naciones emergentes y de bajos ingresos a hacer frente a la creciente deuda y a las consecuencias de la pandemia del covid-19.

Fuente: Infobae