A poco menos de un mes para el inicio de las Elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), se conoció que el Estado destinará $1.700 a la impresión de boletas para esta etapa de la contienda electoral.

La suma será destinada a las 383 listas que se presenten en las próximas elecciones, pertenecientes a 139 agrupaciones de todo el país, de las cuales muchas no superarán el piso de votos que les permitirá acceder a las elecciones legislativas.

Cabe destacar que este año, a diferencia de en 2019, las listas internas que participarán de las PASO serán este año un 28% más, en base a la información suministrada por la Cámara Nacional Electoral (CNE).

La noticia de la inversión total volvió a poner en escena el debate sobre los beneficios de una boleta única de papel, impulsada desde hace ya varios años, así como también el voto electrónico propuesto por Cambiemos en 2016, pero que fracasó por cuestionamientos sobre su seguridad.

De esta manera, y con el sistema actual, las alianzas reciben fondos públicos por distintas vías, ya sea recursos para su desenvolvimiento electoral, cantidad de electores de cada distrito, entre otros.

Cada partido, cabe destacar, sin importar su tamaño recibirá, de los $1.700 millones, el dinero correspondiente para afrontar el gasto equivalente a un padrón y medio de boletas de la provincia en la que decida competir.