CAPITAL FEDERAL - Pasadas las 23 terminó el segundo debate presidencial que mostró a Macri a la ofensiva y el eje de la corrupción dominó la velada. Dos horas antes había comenzado a vivirse el encuentro que enfrentaba nuevamente a los seis candidatos a ocupar la presidencia, de cara a las elecciones del 27 de octubre.

El escenario del evento fue el salón de actos de la Facultad de Derecho de la UBA y, en esta oportunidad y por elección de la Cámara Nacional Electoral (CNE), los periodistas que cumplieron el rol de moderadores fueron diferentes a los que condujeron el debate pasado.

A las 21.03 ingresaron los candidatos que luego tuvieron 45 segundos para presentarse. El primero en hablar fue el actual presidente, Mauricio Macri, que comenzó saludando a las madres por su día y luego remarcó que siempre fue coherente con lo que dice y piensa. "Yo no cambio para acomodarme", remarcó.

El segundo fue Nicolás Del Caño que dijo que "se hizo eco" de las críticas al formato del debate y destacó la "rebelión" que hubo en Chile.

Luego Roberto Lavagna recordó que las crisis se repiten cada 15 años en el país y que "los pueblos no tienen paciencia infinita".

José Luis Espert expresó que los candidatos del debate son parte de un sistema "que destruye a los ciudadanos de a pie" y que forman parte de un "virus" que "se está comiendo al país".

 

En su intervención, Alberto Fernández sostuvo que en esa facultad (de Derecho) se educó y que ahora es docente. Luego habló de las críticas a su [dedo] índice y pidió que se ocupen de los "índices más importantes" como el de la pobreza.

 

Juan José Gómez Centurión recordó que muchos se quejaron de que su exposición de la semana pasada había sido muy larga y, en esta oportunidad, hasta le sobraron 20 segundos de los 45 asignados para su presentación.

 

El minuto de cierre de los candidatos

Gómez Centurión: "Quiero un país con orden, respeto a la autoridad y con premios y castigos. Vengo a representar un espacio que no tuvo voz hasta ahora. No tengo miedo de enfrentar al progresismo cultural. Yo vengo a proponerles patria".

Macri: "El kirchnerismo volvió a ponerse agresivo por lo que pasó ayer [por el sábado] en la Avenida 9 de Julio y en el exterior. Por lo que miles de argentinos han demostrado que se puede dar vuelta la elección. Esto que ustedes están haciendo nos ayudará a cambiar la historia. El 27 de octubre no solo vamos a dar vuelta la elección, sino la historia".

Del Caño: "La rebelión en Chile tiene mucho que ver con lo que está pasando en la Argentina. Macri se va en poco tiempo, pero queda la crisis. Es importante que nos acompañes el próximo domingo para que haya más diputados de la izquierda en el Congreso".

Lavagna: "Hemos escuchado los crujidos del aparato político en la Argentina. Permítanme poner tres puntos de un acuerdo de mínimos.Que el que tome el poder no crea que lo toma para siempre. Que haya diálogo aunque sea defectuoso. Crecimiento y creación de puestos de trabajo como prioridad. Viva la patria.

Espert: "Los competidores demostraron que son parte del problema y no de la solución. Usted Presidente grita "sí, se puede", pero durante cuatro años no pudo o no quiso. Fernández, si usted gana y hace lo que dice, la crisis de Macri quedará chiquita".

Fernández: "Tantas veces me mataron, tantas veces me morí, así decía María Elena Walsh. Un día llegamos con Néstor y Cristina, pusimos a la Argentina de pie y luego vino Macri y estamos aquí otra vez. Que en la grieta se queden ellos".