CAPITAL FEDERAL - El nuevo Gobierno empezó a ajustar su esquema cambiario, con un dólar diferenciado para el turismo y consumos con tarjeta en el exterior, luego de conocido un decreto que implementará un impuesto de 30% a estos gastos.

También se espera cuantificar el efecto del reciente esquema de retenciones, que en la práctica incrementa los derechos de exportación para determinadas posiciones arancelarias.

En el primer caso, el del turismo, el impacto puede observarse en el dólar libre, que gana un 10,1% o casi siete pesos, a $73,50 para la venta. Y la brecha, que era hasta el viernes apenas de 5,8%, ahora se triplicó a 16,5%, respecto de los $63,08 del promedio de venta minorista en bancos.

En el segundo caso, el de los derechos de exportación, fue evidente el incremento de las liquidaciones del agro en octubre, noviembre y lo que va de diciembre, que mejoraron los ingresos fiscales y contribuyeron a mantener estabilizado el tipo de cambio oficial.

De hecho, las divisas ingresadas por estas exportaciones de granos y derivados fueron absorbidas casi en totalidad por el Banco Central, que logro incrementar un poco el nivel de las reservas internacionales.

En el mercado mayorista, el billete verde es operado casi sin variantes este lunes, a 59,835 pesos. En lo que va de 2019, el incremento es inferior al 60 por ciento.

Asimismo, el bursátil “contado con liquidación”, asciende 2,3%, a $75,90, con una brecha que se amplía a 26,8% frente al mayorista.