CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Tras una semana de tensión, cruces y hasta un amparo judicial que presentó el interbloque de Juntos por el Cambio para invalidar el protocolo de funcionamiento remoto en Diputados, el oficialismo y la oposición acordaron que para los temas conflictivos las sesiones podrán ser mixtas pero con mayor presencialidad.

Será a la inversa de lo que ocurrió hasta ahora desde el inicio del aislamiento social, habrá más diputados conectados en forma remota mientras que los que integren grupos de riesgo participarán a la distancia. Además se continuará con la modalidad de teleconferencia para temas no conflictivos y de consenso.

El acta tiene tres puntos centrales: renovar el protocolo de funcionamiento parlamentario acordado el 13 de mayo por 30 días hábiles (a contar desde la fecha); mantener las comisiones en forma remota para todos los temas, sin excepción, y con dictamen con firma digital y, finalmente, habilitar la posibilidad de que a requisitoria de un bloque político se podrán tratar temas con mayor presencialidad.

Los temas, que no se precisaron por escrito pero sí se charlaron, serían Reforma Judicial, Presupuesto 2021 y Movilidad Jubilatoria. Juntos por el Cambio no pediría presencialidad para debatir el llamado ‘impuesto a la riqueza’, el Aporte Solidario Extraordinario de Máximo Kirchner y Carlos Heller porque dentro del interbloque hay diputados dispuestos a votarlo.

Según se conversó, las sesiones presenciales serían posiblemente en un estadio amplio, con buena ventilación de manera de cumplir las exigencias sanitarias en el marco del COVID-19.

Según lo publicado por Infobae, será condición para pedir presencialidad que la presentación lleve la firma de al menos diez diputados y con siete días de anticipación. En tal caso la sesión será obligatoria para todos los diputados excepto quienes integran grupos de riesgo o quienes lo justifiquen ante la Presidencia de la Cámara. Lo que no se mencionó, al menos en Labor, fue el amparo judicial que recayó en el Juzgado Contencioso Administrativo N° que subroga el juez Enrique Lavié Pico que impulsó la principal oposición contra la legalidad de la última sesión.